Juez “a modo” favorece el crimen

June 10, 2013 | No Comments | Posted by Marco in Policiacas

juez_compliceComo un juez “a modo”, se maneja Alex Ramiro Buenfil Ayala al frente del Juzgado Cuarto de lo Penal en Cancún. Al igual que ocurrió en Playa del Carmen donde estuvo como titular del Juzgado Segundo de lo Penal; en Cancún ya ha comenzado a liberar a delincuentes peligrosos o ha dictado sentencias irrisorias como las recientemente impuestas a Andrés Josué Barredo Ramírez (a) “El Chicken”, Mayan Yazareth Cano Castillo (a) “Yara” y Oswaldo Sánchez Gómez; integrantes del Cártel del Golfo relacionados con ejecuciones, “levantones” y narcomenudeo.
El caso de Buenfil Ayala, es similar al de Alfonso Gabriel García Lanz, quien dejó en libertad a peligrosos delincuentes cuando estuvo al frente del Juzgado Segundo de Distrito.
En días pasados se dio conocer la sentencia que recibieron por el delito de narcomenudeo Andrés Josué Barredo Ramírez (a) “El Chicken”, Mayan Yazareth Cano Castillo (a) “Yara” y Oswaldo Sánchez Gómez; por parte del juez Cuarto de lo Penal Alex Ramiro Buenfil Ayala.
“El Chicken” fue condenado a un año 11 meses de prisión, mientras que “Yara” y Sánchez Gómez, fueron condenados a un año cuatro meses y 10 meses de prisión respectivamente.
Por si las condenas irrisorias no fueran suficientes, los tres inculpados pueden obtener su libertad con el pago de una fianza que no llega ni a los tres mil pesos.
Aunque sólo “Yara” y Sánchez Gómez podrán hacerlo, pues “El Chicken” se encuentra sujeto a otros procesos penales por el delito de homicidio.
Esta no es la primera vez que Alex Ramiro Buenfil Ayala se ve envuelto en hechos poco transparentes y por demás sospechosos.
Desde años atrás, comenzó a ser señalado de brindar protección a delincuentes, situación que ocurrió más de una vez en Playa del Carmen en donde estaba al frente del Juzgado Segundo de lo Penal.
En el 2010, decenas de personas se manifestaron en Playa del Carmen exigiendo su destitución e incluso, su salida del Poder Judicial, pues Buenfil Ayala dictó a principios de ese año auto de formal libertad al estadounidense Douglas Dishon de 61 años de edad, desechando el homicidio calificado de su esposa Vicky Ann Dishon, de 60 años, a quien mató al enterrarla viva a mediados de junio de 2009, en el balneario de Pa’amul.
En el 2011, Buenfil Ayala fue señalado de brindar protección al empresario Efrén Villalobos Campuzano, acusado de la violación de su propia hija de apenas 10 años de edad.
Finalmente, el año pasado en el mes de septiembre, Buenfil Ayala finalmente fue removido del Juzgado Segundo de lo Penal, siendo relevado por Rosaura Arzápalo Villanueva.
Después de dicho cambio, fue enviado al Juzgado Cuarto de lo Penal en Cancún, en donde ya también empezó a hacer de las suyas.
El caso de Alex Ramiro Buenfil Ayala es similar al del también polémico juez Alfonso Gabriel García Lanz quien en el 2011 fue transferido al estado de Yucatán, ante el cúmulo de irregularidades en las que había caído, además de ser evidenciado como protector de miembros de la delincuencia organizada.
García Lanz estuvo varios años asignado al Juzgado Segundo de Distrito y en donde amalgamó una esfera de proteccionismo en conjunto con la PGR hacia miembros del crimen organizado, pero en lo particular al grupo de “Los Zetas”.
Incluso antes de ser reasignado a Mérida, García Lanz hizo su última “jugada” a favor de “Los Zetas”, reclasificando el delito de delincuencia organizada a asociación delictuosa a los siete “Halcones” que fueron detenidos por el Ejército en el fraccionamiento “El Petén”.
Entre los casos más controvertidos de García Lanz, se encuentra la libertad que le otorgó el 26 de septiembre del 2010 a José Francisco Murillo Barajas (a) “Barajas”, Víctor Manuel Pérez Izquierdo y/o Raúl Hernández Cruz (a) “Dumbo”, Francisco Javier Chévez del Toro (a) “Siete Latas” y José Felipe García Ramírez, “El Doc”, miembros activos de “Los Zetas” y a quienes les inventó que iban a realizar “trabajo comunitario”.
Otro asunto fue el de la narco-célula de “Los Zetas”, encabezada por Víctor Emmanuel Delgado Medrano (a) “El Chumil”, a quienes a pesar de todas las armas que se les encontró, además de que tenían secuestrada a una mujer, no les consideró el delito de delincuencia organizada.

POR ESTO

Add Comment