El Príncipe Harry y Meghan Markle tocan fondo: su plan para reconciliarse con la Familia Real británica

El matrimonio, acostumbrado a sus altos niveles de popularidad, se esfuerza por mantenerse en el podio de los miembros más queridos de la realeza

0
95

Fue en julio de 2019 cuando la revista «Time» publicó su resumen anual de las 25 personas más influyentes, donde incluía al Príncipe Harry y Meghan Markle como matrimonio. Algo que no es de extrañar, pues cuando la pareja se abrió su cuenta de Instagram pasó a reunir más de 1 millón de seguidores en tan solo seis horas y a día de hoy, el número ha incrementado hasta llegar a los 10.1 millones. En 2018, la exactriz estadounidense pasó a formar parte de la lista publicada por «Time» que escoge a «la persona del año». Tal y como explica el propio diario, «la persona del año es aquella que más noticias ha protagonizado y que más ha influido en el mundo, para bien o para mal».

La periodista Diana Evans argumentó en su día que el gran nivel de popularidad de Meghan Markle se debe a que es el primer miembro biracial de la Familia Real británica y a por trabajos de caridad y acciones a favor del feminismo. Además, para aclarar la causa por la que Catalina de Cambridge no habría llegado al alcanzar el puesto de la Duquesa de Sussex, Evans explicó que la mujer del Príncipe Guillermo no se sale del canon de mujer de la realeza.

Ahora, la popularidad de los duques de Sussex cae a sus niveles más bajos. Una caída en picado que comenzó a principios de año con una entrevista que el matrimonio concedió a la famosa periodista y amiga de la pareja Oprah Winfrey y en la que arremetieron con dureza contra la Familia Real británica. Esta semana, una encuesta publicada por ‘YouGov’, empresa especializada en análisis de datos, asegura que el Príncipe de Harry ha descendido del 43% al 34% en tan solo cinco meses con respecto a las personas que piensan en él positivamente. Por su parte, su esposa también ha sufrido una bajada, aunque menor, del 29 al 26%.

El único consuelo que le queda al matrimonio es pensar que no son los miembros más detestados de la Familia Real, pues el Príncipe Andrés, hijo de la Reina Isabel II y por lo tanto tío del Príncipe Harry, tiene un 83% de opiniones en contra, desde que se descubrió su amistad con el magnate estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de abuso de menores y que se suicidó el pasado verano en una celda de una prisión de Manhattan, donde se encontraba detenido a la espera de acudir a juicio. Con su muerte, todas las personas relacionadas con él y con la red de tráfico sexual que dirigía respiraron durante un tiempo más tranquilas gracias al avance más lento de las investigaciones.

El matrimonio, acostumbrado a sus altos niveles de popularidad, se esfuerza por mantenerse en el podio de los miembros más queridos de la Familia Real británica. Es por ello que se ha sabido que el pasado sábado los duques de Sussex han pedido una reunión con la monarca con el fin de que conozca a su bisnieta Lilibet Diana Mountbatten-Windsor en las próximas semanas, e incluso se ha hablado de que la pareja estaría planeando el bautizo de su segunda hija- hermana menor de Archie, que cumplió dos años el pasado mes de mayo- en el castillo de Windsor. Tras su nacimiento, el Príncipe Harry y Meghan Markle enviaron un comunicado conjunto en el que explicaron que eligieron su nombre en honor a la Reina Isabel II, bisabuela del bebé y cuyo apodo cariñoso por parte de su familia era Lilibet, y a la madre de Harry, la princesa Diana, su «amada difunta abuela», según el texto, que murió en un accidente de coche en París en 1997.

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here