Vuelve ‘The Morning Show’, la serie que salvó a Jennifer Aniston de la maldición de ‘Friends’

Apple TV+ estrena este viernes la segunda temporada de la producción más brillante de su catálogo

0
126

Jennifer Aniston es una gran actriz, algo que durante años muchos no supieron ver detrás de su pelo. Eso no la libró de sufrir el mismo mal que sus compañeros de reparto: la llamada maldición de ‘Friends’. La serie marcó a las seis improvisadas estrellas de tal modo que era imposible ver sus rostros sin pensar en los personajes que los hicieron famosos. Por otro lado, tuvieron muy poca suerte con los proyectos que escogieron. La actriz de California rodó algún título interesante en los 15 años que transcurrieron entre el final de ‘Friends’ y el estreno de ‘The Morning Show’, pero ninguno capaz de borrar a Rachel Green ni por un instante.

Fue cumplidos los 50, edad difícil incluso para quien no se dedica a la actuación, cuando Aniston resurgió con la serie estrella de Apple, que este viernes estrena su segunda temporada. La historia creada por Jay Carson sorprendió por la inteligencia con la que encaraba el espinoso asunto de los abusos sexuales en la industria de la información y el entretenimiento, que al fin y al cabo son casi lo mismo. ‘The Morning Show’ acertó además al colocar a dos intérpretes cómicos en papeles profundamente dramáticos. Tampoco era la primera vez que un artista especializado en comedia demuestra que lo fácil es ponerse serio y Steve Carell conoce de sobra el camino de ida y vuelta.

Jennifer Aniston no encontró su nuevo gran papel por accidente. Ella y la coprotagonista femenina, Reese Whiterspoon, son también productoras ejecutivas de la serie. Ambas lograron el apoyo incondicional de una compañía que, si bien gana dinero con otros negocios, ha demostrado tener una línea de actuación muy seria en su recién nacida división de creación de contenidos. Quince millones de dólares por episodio son una apuesta al alcance de muy pocos bolsillos. Casi lo más sorprendente es que no sea un dinero malgastado.

Batalla sin fin

En la segunda temporada, sigue la «batalla por el alma del universo», como dice el personaje interpretado por Billy Crudup, quizá porque la sutileza con la que fue explicado el conflicto principal de la serie no terminó de aclarar las cosas para algún personaje y, seguramente, para gran parte del público. Cada caso es distinto y no es fácil trazar líneas inequívocas entre el bien y el mal, por lo menos en la vida y en la buena ficción. En la primera temporada se explicaba de un modo único cómo funciona a veces el consentimiento, cómo es posible que víctimas nada desvalidas queden paralizadas.

Entre los fichajes del nuevo curso, destacan otras dos actrices, Valeria Golino y Julianna Margulies. Queda claro que el punto de vista es femenino y maduro, pero también que no todos los hombres, incluso sin salir de la subespecie de los depredadores, caben en el mismo saco.

Además de huir de las generalizaciones, la serie tiene el valor añadido de mostrar el mundo de la televisión desde dentro, con conocimiento pleno de sus intrigas no siempre palaciegas. Es algo que la ficción yanqui hace mejor que ninguna, esté o no Aaron Sorkin de por medio.

Malas críticas

No todas las críticas fueron buenas, por supuesto, e incluso abundaron los ataques de algunos medios destacados. «Ni Reese Witherspoon ni Jennifer Aniston pueden salvar este proyecto mal ideado, políticamente confuso y totalmente decepcionante», escribió Daniel D’Addario en ‘Variety’. Al crítico, y seguramente a mucha gente, no le gustó que Carell diera vida «a un hombre malo que a la vez era un buen tipo».

Cuando se abordan temas conflictivos, es mucho más fácil y efectivo simplificarlo todo y situar ambos pies al lado de la corrección moral más estricta, lo más lejos posible de la línea. Salen producciones mucho más planas, pero ¿a quién le importa el público? Está más que demostrado que una obra que apoye de forma inequívoca cualquier buena causa logrará premios y esquivará las críticas negativas. Eso da estabilidad en las carreras.

También tiene su lado irónico que Carson, creador de ‘The Morning Show’, fuera productor de ‘House of Cards‘, una serie que vivió su propio escándalo sexual y que acabó deshaciéndose de Kevin Spacey. ¿Quién sabe cuántos detalles reales, indicios o anécdotas acabaron enriqueciendo esta nueva producción? ¿Qué pasaría si mañana se denunciara, con o sin rigor, que Jennifer Aniston acosó un día a alguien de su equipo?

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here