Brent Midlock, de 8 años, murió succionado en la piscina del Occidental Grand Flamenco Xcaret, en 2003

La familia del pequeño demandó al hotel por 100 millones de dólares.

0
314

Luego de que se hiciera noticia nacional la lamentable muerte de Leo, succionado por el sistema de filtración de un río artificial en el parque Xenses de Grupo Xcaret, redes sociales sacaron a la luz el caso de Brent Midlock, otro niño que en 2003 murió en circunstancia similar en el hotel Occidental Grand Flamenco Xcaret.

El pasado 27 de marzo, Leo sufrió un terrible accidente cuando su pierna fue succionada por una toma de agua que no contaba con rejilla de protección, hecho que lamentablemente provocó su muerte al día siguiente, víctima de una hemorragia pulmonar.

El accidente tuvo lugar en el parque Xenses, de Grupo Xcaret, ubicado en el kilómetro 282 de la carretera Chetumal-Puerto Juárez; en la Riviera maya.

El caso de Brent Midlock 

En entrevista con Yuriria Sierra, para Imagen Televisión; Elizabeth Lugo, Directora Ejecutiva de Operaciones de XCARET, afirmó tras el caso de Leo que “nunca habían tenido un evento de esta naturaleza” en las instalaciones del grupo.  

“En 30 años de operación de Grupo Xcaret hemos recibido a más de 45 millones visitantes y es la primera vez que tenemos un incidente tan lamentable”.

Sin embargo, debido a que comparte nombre con el parque temático, en redes sociales resurgió el caso de Brent Midlock, un niño de 8 años que murió en similares circunstancias en el Occidental Grand Flamenco Xcaret hotel de la Riviera Maya en 2003.

Sobre esta coincidencia, Alberto Santana, subdirector del hotel afirmó en su momento:

«Formamos parte de un plan maestro del parque Xcaret, que lleva operando unos 15 años, aunque son instituciones independientes, incluimos la entrada al parque a nuestros huéspedes. Este es un concepto único, por su ubicación».

Medios internacionales como el Chicago Tribune y el portal Mexico Vacation Awareness, informaron que en abril de 2003, el citado hotel fue demandado por 100 millones de dólares debido a este caso. 

Aparentemente, en este incidente el niño extranjero también fue succionado por un sistema de filtración, pero de una alberca. 

El caso tuvo tintes aún más dramáticos por la familia Midlock creyó que su hijo Brent, de ocho años de edad, había sido plagiado mientras nadaba en la piscina.

Pero tras 24 horas de angustia, encontraron el cuerpo y la pesadilla no hizo más que empeorar.

Lo encontraron con los brazos extendidos; la cabeza, el pecho y los brazos, pegados a las piernas. Una presión de 600 libras por pie cuadrado lo había succionado por la espalda y lo hizo “desaparecer” en menos de un segundo en un tubo de 30 centímetros de diámetro.

Por todo ello, los Midlock presentaron el 9 de julio de 2003 una demanda contra los dueños del hotel y de manera individual, contra sus socios.

Presuntamente, la demanda por $100 millones de dólares está levantada en una corte de Illinois, Estados Unidos.

Familia de Brent vivió un calvario en 2003

La demanda de los Midlock sostiene que la alberca salina estaba mal diseñada, que no se informó a los huéspedes del riesgo que suponía nadar en ella y que ese día no estaban las rejillas de protección obligatorias que habrían impedido el accidente.

De acuerdo con el relato de la familia publicado por el Chicago Tribune, Brent desapareció el 26 de abril de 2003, cuando junto con su hermana menor nadaba en una alberca con vista al mar.

Pero alrededor de las 11:30 horas de ese día, cuando llamaron a los niños para tomar una bebida, su hermana Jana no encontró a Brent, de 8 años de edad.

La familia lo buscó por varias parte del hotel y al no encontrarlo pensaron que alguien lo había secuestrado. Sin embargo, lo que sí encontraron fue el tubo de snorkel que usaba Brent.

Después siguieron 24 horas de horror: la familia incluso salió de hotel hacia Playa del Carmen llevando una foto de Brent, pensando que alguien pudo haberlo visto.

Pero a las 4:30 horas del día siguiente, de vuelta en el hotel, vio que una ambulancia con las luces apagadas pasaba por los jardines. Pero cuando intentó acercarse el personal del hotel no se lo permitió.

No fue sino hasta las 9 horas cuando le informaron que encontraron a Brent.

El resto, es una triste historia que aún y tal vez nunca, encuentre un final con el que la familia pueda estar en paz. 

Fuente: SIPSE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here