Que ahorren los trabajadores, los patrones no deben aportar a pensiones, exige Salinas Pliego

El patrón no debería contribuir a la pensión de sus trabajadores porque en realidad “no tiene incentivo alguno para garantizarle una pensión digna, especialmente en este mundo con enorme movilidad laboral”, aseguró este martes Ricardo Salinas Pliego en su blog. La propuesta de multimillonario mexicano, dueño de Grupo Salinas, va en sentido contrario a la política de pensiones anunciada recientemente por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien planteó incluso aumentar la aportaciones de los patrones. Para Salinas Pliego, sin embargo, es el pensionado “y sólo él” quien tiene la obligación de ahorrar para aspirar a un futuro digno sacrificando el consumo personal y de su familia.

0
101

Ciudad de México.– Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas y uno de los empresarios más acaudalados del país, consideró que los patrones no deberían contribuir a la pensión de sus trabajadores y que son éstos los únicos responsables de ahorrar para su futuro; además, el polémico dueño de Televisión Azteca consideró que son “ignorantes” quienes quieren que el Estado de haga cargo de las pensiones.

En un texto denominado “Tu Pensión No Es Gratis”, una opinión de Salinas Pliego alojada en su blog, el empresario regiomontano planteó, nuevamente, una tesis contraria a la política sobre el sistema de jubilación nacional que propuso el Presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 22 de julio, con el apoyo del mayor sindicato obrero (la CTM, que pertenece al PRI) y del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la agrupación más influyente de la iniciativa privada.

“Tu pensión no es gratis, es el beneficio justo que cosechas hoy como resultado de décadas de esfuerzo. Es el uso PRESENTE de lo que has ahorrado en el pasado”, escribió el también dueño de la cadena de tiendas Elektra en su blog, desde donde ha atacado prácticamente todos los planteamientos del Gobierno de AMLO, incluido el manejo de la pandemia y el llamado de las autoridades de salud a mantener la sana distancia y, en la medida de lo posible, laborar desde casa.

El pasado 25 de mayo, por ejemplo, Salinas, quien también no acató la orden que sus empresas cierren por el riesgo de contagio entre sus trabajadores, volvió lanzó un desafío a las indicaciones oficiales. “¡Preguntas básicas! Le pregunto a mis amigos en ‘cuarentena’ en Valle… o donde quiera que estén recluidos…”, expuso en un hilo desde cuenta de Twitter.

En los mensajes Salinas Pliego, quien también ha sido favorecido con jugosos contratos por el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, preguntó a sus seguidores “¿cuál es su plan a futuro?”.

“1.- ¿Quedarse encerrados hasta que haya cura o vacuna? 2.- ¿Quedarse encerrados hasta que el Gobierno les diga que pueden salir? 3.- ¿O quedarse encerrados hasta que un buen día se desapendejen y decidan salir a vivir la vida con todo y sus riesgos?”, planteó el empresario regiomontano en otra publicación, donde nuevamente propone que no hay quedarse encerrados.

Este martes, Salinas Pliego se volvió a dirigir a los mexicanos y expuso que su ahorro no es trivial y que “es el sacrificio que has hecho en el consumo diario de tu familia para poder lograr un futuro seguro mediante una pensión suficiente. Sin tu ahorro, no tienes pensión. Y sin réditos adecuados, tu pensión no alcanza”.

salinas-pliego-1

El empresario dice que el patrón no tiene incentivo para garantizarle una pensión digna al trabajador. Foto: Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro.

En su artículo, el empresario que ha sido favorecido por años con contratos multimillonarios por parte del Gobierno federal consideró que el pensionado “y sólo él” tiene la obligación de ahorrar para aspirar a un futuro digno sacrificando el consumo personal y de su familia

También aseguró que el patrón no debería contribuir a la pensión de sus trabajadores “porque en realidad el patrón no tiene incentivo alguno para garantizarle una pensión digna, especialmente en este mundo con enorme movilidad laboral”.

Ricardo Salinas Pliego considera que para los patrones, cualquier contribución a la pensión del trabajador es sólo un impuesto más: “Es un gravamen extra a quienes creamos las fuentes de trabajo, con el mismo efecto disuasivo que los llamados “impuestos al pecado”, como los que se aplican al tabaco, al alcohol y a los alimentos altamente calóricos”.

Además, el empresario –quien aumentó exponencialmente su fortuna desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari– dijo que para el Estado, “cualquier contribución al sistema de pensiones es sólo un gasto más y no una forma de ahorro” y que los que proponen que el Estado se haga cargo de las pensiones “son ignorantes de la realidad económica”.

REFORMA DE PENSIONES

Semanas antes del posicionamiento del dueño de TV Azteca, Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), explicó que México sigue siendo “un país con un alto grado de informalidad”, por lo que “cuando se pensó en este sistema [el actual], se pensó que México iba a transitar relativamente rápido a un mayor nivel de formalidad. Para tener acceso a una pensión garantizada, se requieren hoy mil 250 semanas de cotización, que es equivalente a 25 años de trabajar”.

“Lo más importante son las comisiones”, aseguró por su parte el Presidente López Obrador. “El que ahora se tenga un porcentaje estandarizado a lo que se cobra de comisiones en el mundo es un avance importante. Quienes pensaban que íbamos a estatizar las pensiones, pues no fue ese propósito”, sostuvo.

“La contribución más importante es lo que aportan los empresarios; ellos incrementan lo que tienen que aportar para el retiro de los trabajadores en un porcentaje considerable. Realmente es algo significativo”, agregó el Presidente.

Ante los medios de comunicación, el Jefe del Ejecutivo federal recordó que hace algunos años se llevó a cabo una reforma que, consideró, “quedó corta para decirlo amablemente”. Por ello, afirmó que “si esa reforma no se corrige, al pensionarse, los trabajadores recibirían menos de la mitad de su salario. Esto se iría agravando con el tempo”.

Además destacó “la participación en esta propuesta, en este proyecto, de Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial. Si alguien promovió este nuevo proyecto de reforma y buscó convencer a miembros del sector empresarial, fue precisamente Carlos Salazar que está aquí con nosotros”.

Por su parte, Herrera Gutiérrez detalló que “se va a elevar la tasa de reemplazo de los trabajadores en un promedio de 40 por ciento y los trabajadores que menos recibían, que tenían hasta cinco salarios mínimos, van a aumentar de un 31 por ciento a un 54 por ciento su tasa de reemplazo”.

Habrá un aumento de 70 por ciento en lo que se aportaba a los trabajadores cuando se retiraban; se ajusta el límite para una pensión, de 25 a 15 años, y esta cifra subirá gradualmente para reconocer a los que hayan laborado gran parte de su vida y no tengan el mínimo para tener una pensión garantizada.

“A partir de esta reforma, pasarán dos cosas. No se afectan los derechos de los trabajadores, por eso la edad mínima para recibir la pensión siguen siendo 60 años. Pero se necesitan únicamente 15 años de cotización y el monto de la pensión será del monto ahorrado”, puntualizó el Secretario de Hacienda.

También señaló que las son aportadas hoy por tres entres: trabajadores, empresarios y Gobierno, que da su parte a través del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE ), 700 mil millones de pesos al año, y vía Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), más de 300 mil millones al año.

La aportación del ahorro de los trabajadores no cambia. La aportación del Gobierno será una cuota social sobre todo para trabajadores de menores ingresos. La parte de los patrones se eleva.

“En un periodo de ocho años, los trabajadores van a incrementar en 2.7 veces lo que ellos aportan para el retiro de los trabajadores”, indicó Arturo Herrera.

En cuanto al aporte del Estado mexicano, la cuota social se va a recomponer. El monto será idéntico, pero irá dirigido fundamentalmente a trabajadores con hasta cuatro salarios mínimos.

“Hay dos ideas detrás de esto: la primera es que hay que proteger a los trabajadores que ganan menos. Pero la segunda es que hasta en cinco salarios mínimos está el 80 por ciento de trabajadores en México”, añadió el Secretario.

Además, concluyó que se trata de “un anuncio importante, trascendental, sobre todo por el fin último de esta iniciativa que es mejorar la condiciones y vida de los trabajadores cuando ellos se retiren. Nada más déjenme darles un dato. Después de esta reforma, se espera que el trabajador promedio aumente su pensión en un 40 por ciento. No es un asunto menor”.

Fuente: sinembargo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here