¿Por qué la Antártida se está cubriendo de “nieve verde”?

La comunidad científica creó el primer mapa a gran escala de estas algas que florecen en la Península Antártica.

0
102

Ciudad de México .- La «nieve verde» de la Antártida, compuesta por algas microscópicas, probablemente crecerá conforme aumente la temperatura del planeta, advierte un estudio publicado en «Nature Communications».

Los científicos crearon el primer mapa a gran escala de estas algas que florecen en la Península Antártica para detectar el crecimiento de esta «nieve verde».

Si bien cada alga es de tamaño microscópico, cuando crecen en masa tiñen de color verde la nieve blanca, precisa la Universidad de Cambridge, Reino Unido, en un comunicado.

Estas plantas, ubicadas en la línea costera de la Antártida, surgen en las zonas más cálidas de la Antártida, donde la temperatura promedio apenas sobrepasa los cero grados centígrados durante el verano austral (de noviembre a febrero).

Durante los últimos 50 años, la Península Antártica ha sido una de las zonas del mundo que se calienta más rápido, pues su temperatura ha incrementado casi 3 grados centígrados, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Casi dos tercios de las floraciones se hallaron en pequeñas islas sin terrenos altos, por lo que cuando la Antártida se caliente, estos sitios podrían perder su cobertura de nieve durante el verano y con ello su «nieve verde», alerta la investigación.

Sin embargo, en términos de masa, la mayoría de la «nieve verde» está en grandes floraciones en el norte de la península y en las Islas Shetland del Sur, donde las algas pueden avanzar a sitios más elevados mientras se derrite el hielo.

Por lo tanto, la masa promedio de «nieve verde» incrementará conforme se caliente la Antártida, indica Andrew Gray, autor líder del estudio e investigador de la Universidad de Cambridge.

«La propagación (de ‘nieve verde’) a tierras más altas superará significativamente la pérdida de los pequeños parches de algas en las islas (sin terrenos altos)», detalla.

Los animales también influyen en la distribución de la «nieve verde» porque su excremento actúa como fertilizante natural para acelerar el crecimiento de estas algas.

Más del 60 por ciento de las floraciones se encontraron en un rango de 5 kilómetros de una colonia de pingüinos, por ejemplo.

«La nieve es multicolor en algunos lugares, con una paleta de rojos, naranjas y verdes. Es una vista muy sorprendente», señala Matt Davey, profesor de la Universidad de Cambridge.

Las algas capturan grandes cantidades de carbono

Un componente clave de la habilidad de la Antártida para capturar dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera es la «nieve verde» porque las algas capturan este gas de efecto invernadero a través de la fotosíntesis, explica Davey.

Los investigadores identificaron mil 679 sitios de floración de estas algas microscópicas, que en total cubren un área de 1.9 kilómetros cuadrados.

En un año, estos sitios capturan cerca de 479 toneladas de CO2, lo que equivale a ahorrar las emisiones de 875 mil viajes de vehículos de gasolina en el Reino Unido, precisa Davey.

Los autores del estudio estiman que la cantidad de CO2 capturada por la «nieve verde» es mucho más grande porque en su investigación no midieron lo que absorben las algas rojas y naranjas.

Los investigadores de la Universidad de Cambridge y la Prospección Antártica Británica (BAS, por sus siglas en inglés) emplearon datos satelitales y observaciones de campo realizadas durante dos veranos en la Antártida para elaborar el mapa.

Fuente: SIPSE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here