Preocupa a científicos el acelerado crecimiento de la «Puerta al inframundo»: ¿en qué consiste?

El cráter tiene una longitud de aproximadamente un kilómetro y se ha convertido en objeto de estudio

0
180

El acelerado crecimiento de la «Puerta al Inframundo«, un cráter ubicado en Batagaika, Siberia, ha prendido las alarmas entre la comunidad científica, puesto que podría representar un riesgo para la salud pública, así como para el equilibrio del ecosistema en la región. 

La investigación que realiza Alemania en colaboración con Rusia ha evidenciado que el gigante cráter continúa expandiéndose a la velocidad de un millón de metros cúbicos anuales, esto gracias al derretimiento del permafrost, una capa de hielo que mantiene en su interior alrededor de 1,5 billones de toneladas de carbono. 

¿Por qué preocupa la expansión de la «Puerta al Inframundo»?

Este cráter tiene una longitud de aproximadamente un kilómetro y se encuentra al norte de Yakutia, y su existencia es un claro ejemplo de las consecuencias que ha traído el calentamiento global. Su rápida expansión ha sido una de las señales de alerta, puesto que en 2014 medía alrededor de 790 metros de ancho, según un artículo publicado en Live Science. No obstante, 10 años después, la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú, en Rusia, y el Instituto Alfred Wegener, en Alemania constataron que ha aumentado 200 metros. 

El cráter es visible desde el espacio 
FOTO: Google Maps 

El derretimiento del permafrost situado en la «Puerta del Inframundo» es tema de conversación debido a que podría liberar una inmensa cantidad de dióxido de carbono, lo que afectaría directamente a la atmósfera, debido a que forma parte de los gases de efecto invernadero de mayor impacto. 

Si bien, el cráter se encuentra considerablemente lejano a cualquier ciudad, el deshielo puede provocar más sumideros y reducción de vegetación, lo que contribuye al avance del calentamiento global. 

El permafrosto de Batagaika libera alrededor de 5 mil toneladas de carbono a la atmósfera anualmente, fenómeno que no es nuevo, ya que desde 1970 a la fecha, se calcula que ha liberado 169 mil 500 toneladas, según mencionan los investigadores alemanes y rusos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here