Christina Koch regresa a La Tierra tras superar el récord del vuelo espacial más largo realizado por una mujer

La estadounidense ha protagonizado otro hito durante su misión en la Estación Espacial Internacional al participar en el primer paseo espacial realizado solo por mujeres junto con la astronauta Jessica Meir

0
154

La astronauta estadounidense Christina Koch ha regresado a La Tierra después de una misión de 328 días en la Estación Espacial Internacional (EEI) que la ha convertido en la mujer que ha realizado el vuelo espacial más largo. Pero este no es el único hito que ha marcado este viaje. El pasado octubre Christina Koch y Jessica Meir realizaron el primer paseo espacial solo de mujeres. Una Soyuz MS-13 ha traído de vuelta a la astronauta junto con el cosmonauta Alexander Skvortsov y el astronauta italiano Luca Parmitano, de la Agencia Espacial Europea (ESA).

La misión prolongada de Koch permitirá a los investigadores estudiar cómo afectan las estancias espaciales prolongadas en el cuerpo de una mujer. La NASA está preparando nuevas misiones a la Luna, bajo el programa Artemis, y también a Marte. Según las estimaciones actuales el viaje de ida durará meses por lo que ya han empezado los estudios para evaluar la respuesta del cuerpo y el coste psicológico para los astronautas.

«En apoyo al objetivo de la NASA de los próximos alunizajes, Koch ha completado 5.248 órbitas a la tierra y un viaje de 139 millas, que equivalen aproximadamente a 291 viajes de ida y vuelta a la Luna», ha indicado la agencia espacial estadounidense en un comunicado.

Hasta ahora, solo seis hombres han realizado estancias más largas que Kosh, aunque Peggy Whitson sigue siendo la mujer que más tiempo total ha pasado en el espacio, 665 días, en distintos viajes, informa Javier Salas. El récord equivalente al de Kosh lo tiene Scott Kelly con 340 días seguidos en el espacio. Actualmente la NASA tiene en activo a 48 astronautas, de los que 16 son mujeres.

En estos 328 días, Koch participó en diversas investigaciones realizadas en la estación espacial, como un estudio de la fuerza vertebral en el espacio, que busca definir el impacto que tienen los vuelos espaciales en la degradación muscular y ósea de la espina dorsal y el riesgo de ruptura de los huesos. Con este trabajo, la NASA espera ser capaz de poner remedio a estos problemas y prevenirlos con nuevas medidas, como la reducción de las fuerzas a las que los astronautas son expuestos en el despegue desde la tierra.

Sin embargo, de todos los experimentos de los que esta astronauta ha sido parte, la agencia espacial estadounidense destaca el que desarrolló sobre los cristales en microgravedad, que consiste en la cristalización de la membrana de una proteína ligada al crecimiento de tumores y la supervivencia al cáncer. Una investigación con unos resultados con los que la NASA espera ayudar en el desarrollo de tratamientos -que usan esta proteína- contra esta enfermedad y reducir los efectos secundarios de estos.

La misión de Koch empezó el 14 de marzo de 2014, junto con el astronauta de la NASA Nick Hage y el cosmonauta ruso Alexey Ovchinin. Durante sus 11 meses en órbita, ha recibido y despedido a una docena de compañeros que han realizado misiones más breves en la EEI. En total, ha realizado seis caminatas espaciales y ha pasado 42 horas y 15 minutos fuera del laboratorio espacial. 

Antes de irse ha dejado varias imágenes con sus compañeros su «familia espacial» y de la visión única que tienen de La Tierra desde el complejo en el que participan más de una decena de países. «¿Qué es lo que más echaré de menos? Tanto la exquisita belleza del planeta Tierra, como de esta maravilla que ha sido creada por personas increíbles», tuiteó.

Fuente: elpaís

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here