La veda del tiburón toro podría ser permanente

0
270

Incertidumbre entre la comunidad pesquera de Quintana Roo y más concretamente las cooperativas con permiso para la producción de tiburón toro, que se exponen a una veda permanente del escualo que lesionaría su economía, que intentan promover algunos empresarios que han visto en el avistamiento y buceo con esta especie, para fines turísticos, una importante fuente de ingresos.

Baltazar Gómez Catzín, presidente de la Federación Regional de Sociedades Cooperativas de la Industria Pesquera en el Estado, detalló que pese a que se presentó un recurso de amparo ante un juez de distrito por el decreto de veda permanente que les impide la captura de tiburones para su aprovechamiento comercial, hasta la fecha no han recibido una respuesta, ni para bien ni para mal.

Dijo que alrededor de 500 familias del estado dependen de la captura del tiburón y manifestó que, tan sólo en Isla Mujeres, la producción anual de la especie ronda las 200 toneladas.

Merece la pena mencionar que en febrero del 2018, el Senado de la República aprobó la Ley General de Biodiversidad, que en su artículo 53 prohíbe las pesquerías de tiburones y rayas en México.

Gómez Catzín expresó que la propuesta para el buceo libre con el tiburón toro vino de gente ajena a las autoridades, que estuvo antes en la Conanp promoviendo esta actividad para beneficio de unos cuantos empresarios, sin importarles el sector pesquero.

“Además, en su momento engañaron a la Federación de Cooperativas, tiene como un año que buscaron 15 pescadores de las cooperativas que tienen permiso para la captura de tiburón pidiéndoles que les ayudasen a buscar las áreas que se puedan usar para llevar a los turistas a la actividad y fueron engañados, les pagaban 600 ó 700 pesos diarios por el trabajo y les prometieron permisos para que también pudiesen llevar turistas a ver tiburones, pero fueron engañados, hasta ahora no hay nada de eso”.

Agregó que no es la primera vez que se utiliza al sector pesquero para los  fines de unos cuantos y, en este sentido, recordó que cuando arrancaron las actividades de avistamiento y nado con el tiburón ballena, cuatro cooperativas de Isla Mujeres contaban con siete permisos cada agrupación para ofrecer el tour a los visitantes, pero ninguno se detonó porque las mismas autoridades exigían a los pescadores muchos requisitos.

“En esa época nos pedían las perlas de la virgen, era demasiada inversión y la mayoría de los pescadores no contaban con el recurso suficiente, tuvieron que renunciar a sus permisos, sólo cuatro o cinco pescadores de la isla se convirtieron en empresarios del tiburón ballena, el resto se quedó chiflando en la loma”.

Fuente: POR ESTO!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here