¿Qué es la Rappi Mafia?

Mauricio Ucrós, director de Relaciones Corporativas de Rappi, cree que el término mafia no representa ni contribuye a explicar el impacto positivo de aquello que quiere definir: el desarrollo, la inversión y el crecimiento provocados por la creación de empresas.

0
100

En sus siete años de vida, Rappi no solo se ha convertido en una de las plataformas de reparto de productos a domicilio más importantes en América Latina; la startup colombiana también es el semillero de un ecosistema de más de 100 startups latinoamericanas, de las cuales al menos una veintena fueron creadas en México.

Igual que sucedió con los fundadores y primeros empleados de PayPal en Silicon Valley, incluidos Elon Musk, que después fundó Tesla y se volvió director de SpaceX, y Peter Thiel, que se convirtió en uno de los primeros inversionistas de Facebook, muchos extrabajadores de Rappi han integrado una comunidad de emprendimiento e inversión en varios países latinoamericanos a la que recientemente se le ha llamado Rappi Mafia.

El estudio Soft Landing en América Latina, elaborado por Endeavor en colaboración con General Atlantic, Mastercard y Google, también da cuenta de esta configuración del ecosistema de emprendimiento de la región alrededor de una empresa como Rappi y a la que igualmente da el nombre de Rappi Mafia.

“Rappi es el unicornio latinoamericano que más fundadores ha creado, pues han constituido un total de casi 100 compañías, incluyendo Frubana, una plataforma B2B para restaurantes; Tribute, un software de preparación de impuestos; Truora, un software comprehensivo de detección y prevención de fraude; y Laika, un e-commerce para provisiones de mascotas”, asienta el estudio.

Rappi fue fundada en Bogotá, Colombia, por Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín en 2015. Opera en México, Costa Rica, Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil y ha recibido más de 2,000 millones de dólares de financiamiento. Además de que fue una de las primeras apuestas del fondo japonés Softbank en la región.

Mauricio Ucrós, director de Relaciones Corporativas de Rappi, cree que el término mafia no representa ni contribuye a explicar el impacto positivo de aquello que quiere definir: el desarrollo, la inversión y el crecimiento provocados por la creación de empresas. Por eso, asegura Ucrós, la compañía prefiere referirse a este fenómeno como Efecto Rappi o Rappi Alumni.

Según datos de la propia compañía, los exempleados de Rappi han creado 46 startups en Colombia, 23 en México, 20 en Brasil, 9 en Argentina, 6 en Chile, 2 en Perú y una en Uruguay. Ángel Arias, quien fue líder de Expansión y gerente general en Rappi fundó la startup mexicana Plerk, que permite ofrecer prestaciones y planes de beneficios a sus colaboradores de forma digital y Diego Alejandro Vergara, quien fue gerente de Ventas Regionales de Rappi, es ahora director de Ventas del unicornio mexicano Clara.

Flink, LaHaus, Tül, Ualá, y Jeeves son también algunas de las empresas fundadas por extrabajadores de Rappi. Además, los fundadores de la compañía han realizado inversiones en empresas como Sumer, Jokr, HelloGuru y Frubana, algo que también ha ocurrido con los fundadores de otras empresas latinoamericanas como Kavak.

A diferencia de la PayPal Mafia, en la que varios de los trabajadores de la startups fundaron empresas exitosas de forma independiente, el ecosistema que se ha creado alrededor de Rappi o la Rappi Mafia mantiene relaciones cercanas con sus exempleados que han creado nuevos proyectos e incluso, la compañía crea diferentes proyectos e iniciativas “con el fin de impulsarlos”. 

“Muchos de los emprendedores que surgen del efecto Rappi, hoy son proveedores y aliados fundamentales de nuestra plataforma, y buscamos siempre apoyarles en lo  que crean podemos hacerlo para impulsar y consolidar sus negocios”, dijo Mauricio Ucrós en entrevista.

Fuente: eleconomista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here