¡La hora de las “venganzas”!

0
86

Inicia prácticamente el 2021 político, cuando abundan las diversas candidaturas, aunque el país está mucho más que inundado, pero de candidatos a los diversos cargos de elección “popular” y de los siempre odiosos plurinominales que, por lo que se ve, ningún partido político ha demostrado suficiente interés en hacerlos desaparecer de una vez por todas. 

Como era de esperarse, los políticos y NO políticos de Quintana Roo no escapan del encanto de las candidaturas, sobre todo por la magia que se observó con el asombroso ascenso de quienes hasta ese entonces sólo conocían el término “política” sólo por lo que habían leído, pero que gracias al triunfo de Morena se hicieron funcionarios… y hasta “políticos”. 

Lo cierto es que después que el “factor López Obrador” hiciera milagros para que no pocos desconocidos “políticos conocieran el “incienso” del poder -y de la “ubre” gubernamental y “dietas” de las nóminas-, hoy la mayoría busca la reelección o la candidatura otro cargo, creyentes de que habrá otro inusitado acto de magia morenista. 

Para su mala fortuna, tal y como ocurrió con aquel lejano “efecto Fox”, cuando hasta el hijo de la vecina se convirtió en funcionario sólo por estar identificado con el PAN, el siguiente sexenio fue un estrepitoso fracaso para los blanquiazules con el siempre cuestionado Calderón y luego con el pésimo sexenio del adicto de Baco. 

Algo similar podría ocurrir en este medio sexenio de Andrés Manuel, aunque, a diferencia de sus antecesores, no lo sería por el mal desempeño de éste, sino de quienes dicen ser sus colaboradores y, particularmente, de quienes se “colgaron” de Morena, particularmente ex priístas resentidos, que pensaron que el chiste sólo era llegar… y no mantenerse. 

Así, no fueron pocos los funcionarios morenistas que se convertirán en flor de un día, ante su desastroso desempeño, los mejores ejemplos en Quintana Roo, donde los presidentes municipales de Benito Juárez (Cancún) Othón, Solidaridad (Playa del Carmen) y Othón P. Blanco (Chetumal), respectivamente, son verdaderas muestras de ineficacia y corrupción. 

Por tratarse del municipio capitalino -ya hablaremos de las alcaldesas-, el caso de la última demarcación es tal vez la que causa menos extrañeza por la singular posición de su alcalde Otoniel Segovia Martínez, quien alcanzó esa posición por obra del Espíritu Santo, tras el fallecimiento del electo morenista Hernán Pastrana Pastrana. 

El hombre prácticamente se sacó la lotería sin comprar boleto, aunque su única virtud fue haber sido amigo del candidato y, sobre todo, suplente del presidente municipal, de esos que rara vez sirven para algo más que cobrar cada quincena, pero la verdad es que no se pueden pedir peras al olmo, y si a eso le agregamos el permanente “golpeteo” de la oposición, ya se imaginara Usted. 

El resultado es un malogrado trienio en el que faltan dedos para contar las carencias y la falta de buenos colaboradores, lo que se traduce en falta de servicios públicos y una pésima imagen, lo que se agrava con el hecho de que el gobernador aliancista “del cambio” Carlos Joaquín González, sólo resultó serlo de partido: Del PRI al PAN-PRD (algo es algo) 

Créanos que, de ser un gobernante morenista, el Ayuntamiento de OPB sería otra cosa, ya sea por colaboración, por obligación, por presiones o por lo que fuere, lo cierto es que otro gallo nos cantaría. Por el contrario, Carlos Joaquín hasta maniobró para que su gobierno “administrara” los pocos ingresos propios de la Comuna: El Impuesto predial. 

No obstante, puede estar Usted seguro de que de poco o nada servirá este eventual traspié al gobernador Carlos Joaquín, ya que NO se inclinarían los votantes por los candidatos del mandatario, quien lo mismo dice ser panista cuando le conviene, pero no dice ser del PRD o del PRI, aunque no pocos hablan de sus “manejes” con el tricolor. 

Dado que el último partido por el que votaría la población es el PRI, no pocos apuestan por los “nuevos partidos” -desde luego que no el PT-, aunque la mayoría de las caras sean harto conocidas, por lo que hablaríamos de más de lo mismo. 

La única esperanza de los votantes -para cobrárselas todas juntas al mal gobierno de Carlos Joaquín y de Otoniel- son los candidatos independientes, que han surgido como la mejor opción en todo el país, y no se diga de Quintana Roo, donde se habla de más de una docena de opciones, lamentablemente algunos plenamente identificados con algún partido, o bien con el propio gobernador. 

No es sencillo tratar de engañar al electorado del amor por el servicio público o por el terruño, cuando que sabemos que algunos “independientes” simplemente se cobijan en esta figura tras ser despreciados por su partido, o bien por el aroma de los recursos o la posible “negociación” a un cargo o algún otro oscuro convenio. 

La pregunta obligada para cualquiera de ellos serían obvia, sobre todo si conocen realmente la problemática de OPB y si pretenden resolverla con una “varita mágica”, ya que, de que no hay recursos, NO HAY, y nadie sabe de dónde los pretendan obtener. Si se tratara de Cancún, por ejemplo, sabemos que lo que abundan son precisamente los millonarios ingresos. 

Pero en OPB, lo que falta es precisamente dinero y lo que sobran son los problemas, principalmente ante la fuerte dependencia y, sobre todo, SUBORDINACIÓN al Jefe del Ejecutivo, cuando que lo que debería existir es coordinación y respeto, no miedo ni obediencia con el típico “sí señor, como usted diga”. 

El hecho de contar con una jerarquía política superior y operar en el municipio capital el Gobierno del Estado, sobre todo con partidos diferentes, siempre será una verdadera desventaja para el Ayuntamiento en cualquier entidad, no sólo en Quintana Roo, aunque podría funcionar con un alcalde realmente INDEPENDIENTE . Al menos, así pintan las cosas. 

Si se pregunta Usted por qué NO le convendrían a Carlos Joaquín legisladores independientes, recuerde que dejará una muy sospechosa deuda pública de la que nadie habla…, irónicamente menos los periodistas. 

Por El Punto Sobre la i- Lic. Luis A. CABAÑAS BASULTO 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here