Saymol Fyly: el joven rapero ‘youtuber’ que captaba a las niñas prostituidas en narcopisos en Madrid

Tiene apenas 22 años, es dominicano y cuenta con 154.000 suscriptores solo en su página de YouTube. Las engatusaba utilizando su música y, junto con la red, las enganchaban al crack para tenerlas sometidas y venderlas a toxicómanos

0
122

El canal de YouTube del rapero Saymol Fyly tiene exactamente 154.000 suscriptores. Casi 64.000 su cuenta de TikTok, 622 en Facebook, 31.000 en Instagram…

«He tenido que comprar droga para poder comer arroz blanco/para comprarme un hotel/he tenido que atracar un estanco». Esta es solo una de las letras que este joven dominicano de 22 años, que no duda en aparecer en sus videoclips cortando cocaína y fumando canutos. La canción se llama «Mi Dios» y tiene casi 48.000 visualizaciones. Así hasta más de 50 temas con sus vídeos incluidos, en los que se le ve ‘perreando’, acompañado de chicas, de pandilleros latinos.

Se hace llamar El hijo de Bartola (así se llamó su primer disco, en homenaje a su madre) en algunos perfiles e incluso el 29 de diciembre subió una foto como particular christmas, felicitando la Navidad y el Año Nuevo.

Así que es uno de los 37 detenidos a los que el juez no ha enviado a prisión provisional (solo han ingresado 8) en la operación Sana, la trama de prostitución infantil que explotó, que se sepa, a al menos diez adolescentes de entre 14 y 16 años.

Saymol Fyly
Saymol Fyly – ABC

Una docena de antecedentes

Era uno de los encargados de ‘reclutar’ a las niñas, por medio de su música, a las que engatusaban y enganchaban a la droga mediante chinos de crack para tenerlas sometidas a su voluntad y violarlas y explotarlas a toxicómanos que acudían a comprar su dosis en narcopisos de Usera. En el caso de Saymol Fyly, lo hacía por redes sociales, especialmente con su canal de YouTube.

Fotograma de uno de los videoclips de Saymol Fyly
Fotograma de uno de los videoclips de Saymol Fyly – Instagram

A este músico urbano le constan doce reseñas previas de distinta índole, precisan fuentes policiales a ABC. Asegura que se inició en el mundo ‘artístico’ cuando vivía en República Dominicana, aunque al llegar a España fue avanzando en su carrera, haciéndose hueco sobre todo al principio en las conocidas como ‘peleas de gallos’, encuentros entre raperos que se retan en improvisaciones.

En otro post, un compañero le pregunta: «¿Qué hace falta para que el movimiento dominicano en España estalle?», a lo que responde: «Que suban vídeos en páginas, con mujeres, y que aparezca el chamaquito con ellas, que les hagan entrevistas… Que los dominicanos no se apoyen solo cuando se pelean».

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here