China ha construido 380 campos de internamiento en Xinjiang en los últimos tres años

Una investigación del Instituto Australiano de Política Estratégica, que tuvo acceso a imágenes de satélite, deja al descubierto a las autoridades chinas que dijeron que su sistema de «reeducación» estaba disminuyendo

0
81

China ha construido casi 400 campos de internamiento en la región de Xinjiang, con un aumento significativo durante los últimos dos años, según publicó el Instituto Australiano de Política Estratégica, que tuvo acceso a imágenes de satélite. Contrario a las declaraciones de las autoridades chinas que dijeron que su sistema de «reeducación», destinados a ayudar a la población a encontrar empleo y así apartarla del extremismo religioso, estaba disminuyendo.

Esta inmensa región semidesértica, afectada durante mucho tiempo por sangrientos ataques atribuidos a miembros de la etnia musulmana uigur, ha sido objeto de una firme política de seguridad en nombre de la lucha contra el terrorismo.

El Instituto, una firma de investigación con sede en Canberra creada por el gobierno australiano, dice que ha identificado a través de imágenes de satélite, testimonios, artículos de prensa y licitaciones de construcción pública «más de 380 lugares sospechosos de detención» en Xinjiang. La red de campos de internamiento, utilizada para detener a uigures y personas de otras minorías musulmanas, sigue creciendo con 14 centros que aún están en construcción. Eso suma más de 100 centros a los que ya habían sido descubiertos en investigaciones anteriores, y los expertos creen que ahora han identificado la mayoría de los centros de detención en la región.

«La evidencia en esta base de datos muestra que, a pesar de las afirmaciones de los funcionarios chinos sobre los detenidos que se gradúan de los campos, la inversión significativa en la construcción de nuevos centros de detención ha continuado durante 2019 y 2020», dijo el investigador Nathan Ruser.

La información se ha hecho pública, incluidas las coordenadas de los campamentos individuales, en una base de datos a la que se puede acceder en línea, el Proyecto de Datos de Xinjiang.

Fuente: elpaís

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here