Cuarterías aumentan los problemas sociales en Chetumal

Estos lugares registran problemas de alcoholismo, delincuencia y violencia familiar.

0
127

Las cuarterías en Chetumal se convirtieron en una de las principales preocupaciones de los habitantes de las colonias del centro y este de la ciudad, tanto por la facilidad con la que delincuentes se instalan en ellas, como por los problemas de alcoholismo, violencia familiar y demás que se reportan en esos lugares.

Los agentes inmobiliarios afirman que este tipo de construcciones, que cada vez son más comunes en la capital del estado, están devaluando el valor de las viviendas hasta en un 25%, pues muy pocas personas quieren ofertar por una casa que se encuentra cerca de ellas.

Desde hace cinco años Chetumal tiene un boom de cuarterías: pasaron de ser apenas unas 40, a más de 280, distribuidas principalmente en las colonias Adolfo López Mateos, Centro, Payo Obispo y Forjadores”, dice Ramón Abascal Cabrera, representante de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios en el estado.

Explica que a diferencia de un departamento, que posee un espacio de al menos 35 metros cuadrados de construcción y baño propio; las cuarterías pueden llegar a poseer menos de 15 metros cuadrados, y en muchas ocasiones los inquilinos comparten su propio baño.

Esto facilita que sean accesibles a la población de los estratos más pobres: mientras que el precio de renta mensual de un departamento en Chetumal ronda entre los 2 mil hasta los 5 mil pesos en promedio, una cuartería puede llegar a costar entre 500 a mil pesos.

Delincuentes hacen uso de este tipo de espacios

Todos los días, el número de emergencias 911 registra al menos 16 llamadas de auxilio en alguna cuartería en la capital. En algunos casos se trata de un conflicto familiar donde el marido golpeó a su esposa e hijos. Otras veces fueron los vecinos quienes se quejaron que los inquilinos se encuentran haciendo desmanes completamente alcoholizados.

Pero en algunas ocasiones, estos cuartos están relacionados con delincuentes.
En lo que va del año, el Mando Único arrestó a más de 230 ladrones o narcomenudistas en este tipo de viviendas. Han detectado que los delincuentes, una vez que alquilan un cuarto, realizan un proceso de reconocimiento y ubicación de posibles víctimas alrededor. Tras cometer el delito, se mudan hacia otro lugar en la ciudad, lo que hace difícil detectar a la mayoría, según la Policía Municipal de Othón P. Blanco.

Fuente: SIPSE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here