#Electricidad, golpe #monopólico

Viene otro golpe a la reforma energética. Uno más por la vía del sector eléctrico.

0
116

El gobierno mexicano busca limitar el esquema de autoabasto con el que los privados generan electricidad y la suministran a sus socios consumidores, fundamentalmente industriales. Con esta modificación regulatoria busca regresar al esquema monopólico con el que operó por décadas la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Además de que la CFE dominará el mercado eléctrico de suministro industrial, impedirá que las empresas privadas vendan y compren energía eléctrica al que le ofrezca mejores términos en precio.

No sólo es un golpe a la competencia y un retroceso hacia el viejo esquema monopólico de la antigua paraestatal.

Es también un golpe a la certeza jurídica de las inversiones.

Potenciales impactos

Afectará, de acuerdo con la Concamin, que encabeza el reelecto Francisco Cervantes, al sector eléctrico del país, que requiere inversiones anuales cercanas a 120,000 millones de pesos.

De acuerdo con el especialista Víctor Ramírez, vocero en Plataforma México, Clima y Energía, de aprobarse la modificación regulatoria impactará negativamente a 4,500 megawatts de capacidad instalada de energía renovables y a 9,200 millones de dólares de inversiones logradas en seis años. Serán afectadas empresas que invirtieron con reglas diferentes, le dan trabajo a muchas personas y generan principalmente energía eólica.

CRE, burocracia

En el colmo del absurdo, la modificación regulatoria es un balazo en el pie del propio gobierno, porque tal cantidad de recursos no puede solventarse con los recursos provenientes de las finanzas públicas.

Al conjunto de acciones que ha venido tomado el gobierno de la 4T para reconvertir en monopolio a la CFE, hay que agregar una más, la propuesta de acuerdo para modificar las leyes y normativa existentes en el sector eléctrico, para prohibir que en los contratos de autoabastecimiento se puedan incluir nuevos socios y centros de carga. Para la Concamin, el otrora órgano autónomo hoy convertido en una entidad burocrática pretende ignorar la competencia y el derecho que tienen los empresarios e industriales mexicanos a buscar libremente el suministro eléctrico más competitivo para ellos.

CFE, argumentos

El argumento gubernamental para realizar el cambio regulatorio es que a su entender el poder dar de alta, baja y modificar los consumidores y centros de carga de un permiso de autoabastecimiento “ha distorsionado la naturaleza, finalidad y objeto de los permisos de autoabastecimiento y cogeneración”.

Pero es justamente lo contrario. Los propios industriales sostienen que la CRE se ha convertido en un órgano burocrático que ignora la competencia y el derecho que tienen los empresarios e industriales mexicanos a buscar libremente el suministro eléctrico más competitivo para ellos.

Sostienen que la CRE es el mayor obstáculo para que los consumidores busquen suministro eléctrico en el mercado regulado por la ley.

El acuerdo propuesto por la CRE, que se encuentra en el periodo de examen que corresponde a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), incumple gravemente lo previsto por la Ley de la Industria Eléctrica en relación con los permisos de autoabastecimiento.

Esta ley expresamente permite el alta, baja y modificación de los consumidores y centros de carga en los contratos de autoabastecimiento.

Sin rodeos, la Concamin expresa su total oposición a la modificación propuesta por la CRE, porque atenta contra derechos adquiridos y fomenta volver al monopolio absoluto de la CFE a costa de dañar la competitividad de las empresas e industrias de México.

La buena noticia es que la Conamer rechazó ayer por la tarde la bola rápida de la CRE.

Sin embargo, es poco probable que la CFE se dé por vencida tan pronto. Para la CFE, el esquema de autoabasto le ha generado enormes pérdidas y se ha convertido en competencia desleal.

Es una historia que todavía no termina de escribirse.

Fuente: marcrixnoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here