México no está preparado para el T-MEC

0
76

No está preparado México. El Gobierno Federal y las empresas penden de un hilo en posibles acuerdos que amortigüen la caída de la economía, y con ello, un mayor desplome del trabajo.

El CCE, que encabeza Carlos Salazar, aún sigue distante del equipo o del propio presidente Andrés Manuel López Obrador. Y aunque es cierto que no se han roto las pláticas porque hay algunas cúpulas industriales que aún cuentan con el enlace, la realidad es que tampoco se visualiza una estrategia relevante.

El desempleo y el desplome de las empresas, en su mayoría pymes, es inminente y aún no concluye. Las denuncias laborales parece que se quedarán en el tintero, o en buenos acuerdos, dado que no habrá capacidad ni laboral, ni en juzgados, para atender en tiempo o dinero lo que se avecina.

Aunado a ello, secretarías del Trabajo, como la de la CDMX, que encabeza Soledad Aragón, que se supone son de las más importantes, no pueden hacer lo propio para supervisar, bajo la nueva normalidad, el buen funcionamiento empresarial y laboral. Simplemente no existe el talento suficiente para que funcione como se espera.

Además, faltan reglamentos, y planteamientos para un buen funcionamiento de la Reforma Laboral existente y que le dará la bienvenida al T-MEC, este 1 de julio, o en el mejor de los casos el 1 de septiembre, como ya se habla podría ser.

Así que, de no cuidarse la llegada del T-MEC, ni éste será un parteaguas para reactivar la economía, la inversión y con ello sopesar un poco el colapso económico.

La fecha para que entre en vigor el T-MEC es el 1 de julio, pero ya se habla que podría aplazarse hasta el 1 de septiembre, dado que sectores como el automotriz e incluso temas laborales, no están listos para arrancar y podrían ser más que un dolor de cabeza.

Comenzando porque si el Gobierno Federal quisiera implementar algún sistema de ayuda a diversos sectores, se podría considerar como una practica dumping, aunque la realidad es que sabemos que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no pensaba mover nada en ayuda al sector empresarial.

Al puro estilo, de cierre quien tenga que cerrar.

Pero, las condiciones para que arranque en buenos términos el T-MEC todavía son muchas por definirse. Comenzando por el mecanismo de solución de controversias, algo así como el mini tribunal para solucionar controversias entre los tres países.

Tribunal que no se sabe, quien lo encabezará, y a decir de internalistas de la talla de Cristina Rosas, se esperan muchas controversias, de frente al alza de salarios que tendrán sectores como el automotriz, y la falta de elementos que tienen sectores al arranque del T-MEC de frente a una parálisis económica que apenas comenzó a reactivarse.

Me parece que, sin duda, tenemos que hacer un enorme esfuerzo aún en la parte relativa a la libertad y la democracia sindical, como una parte importante de la Reforma Laboral. La gran mayoría de los contratos colectivos de trabajo a estas alturas ya debieran estar en un proceso de ratificación a través del voto libre, secreto y directo por parte de los trabajadores. Y aún falta por hacer. Desempleo pasmoso, urgencia y necesidad política de generar y reactivar empleo y economía empujan un T-MEC que no termina de ser la panacea frente a una pandemia que vino a ensombrecer su llegada. Pero es cierto que no hay mucho de dónde agarrarnos.

CAMBIOS QUE PREPARAN EL CAMINO AL 2021. El cambio de Rabindranath Salazar, a ocupar la subsecretaría de Gobernación no es fortuita. Sabemos que el directivo es primeramente un político de carrera y carta fuerte morenista. Y de frente a la guerra que se despertó con el INE y enfilándose a las elecciones que se llevarán a cabo en el 2021 para definirse el nuevo equipo de senadores, la realidad es que se necesitaba fortalecer gobernación para enfrentar lo que se avecina.

Fuente: eleconomista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here