Los hospitales de la Amazonía, colapsados por la nueva cepa brasileña

Decenas de personas han muerto desde la madrugada del jueves en las unidades de cuidados intensivos

0
102
AME9341. MANAOS (BRASIL), 14/01/2021.- Un paciente espera atención médica en el Hospital 28 de Agosto hoy, en Manaos (Brasil). Manaos, mayor ciudad de la Amazonía brasileña, enfrenta a partir de este jueves un toque de queda de once horas diarias, entre las 19.00 y las 6.00 del día siguiente, ante el colapso sanitario causado por la covid y que obligó a las autoridades a enviar sus enfermos a otras ciudades. EFE/ Raphael Alves

Un colapso hospitalario en la ciudad de Manaos, el corazón urbano de la selva brasileña, ha dejado en evidencia las dificultades y la negligencia con la que el Gobierno de Jair Bolsonaro, reconocido negacionista, viene empujando la pandemia en Brasil.

Sin tubos de oxígeno en la capital del estado de Amazonas, se sabe extraoficialmente que decenas de personas han muerto desde la madrugada del jueves en las unidades de cuidados intensivos, asfixiadas por el coronavirus, mientras los camiones frigoríficos no daban más abasto del número de cadáveres.

En un vídeo publicado en internet, el presidente del Sindicato de Médicos del Amazonas, Mario Vianna, pidió ayuda a Dios y describió la gravedad de la situación, en que los profesionales sanitarios buscaban oxigenar a los moribundos bombeando los tubos de oxígeno que restaban con las manos.

«Es una situación terrible que temíamos y denunciamos. En este momento, hago un llamado a todas las autoridades de que se unan para que podamos encontrar urgentemente una solución. Transportar oxígeno desde otros estados en condiciones de guerra es una necesidad para salvar vidas», declaró el médico, que estimaba decenas de muertes. Según el portal G1, por lo menos 45 muertes habían sido confirmadas en las 24 horas del jueves.

Los pedidos de solidaridad realizados por profesionales de sanidad en redes sociales fueron respondidos por artistas y youtubers que comenzaron a organizar campañas de donaciones de tubos de oxígeno paralelas.

Las iniciativas populares surgían ante la demora de una respuesta eficiente del Gobierno y del ministro de Sanidad, el general Eduardo Pazuello, un especialista en logística, que el fin de semana anterior llegó al a Manaos con cajas de ivermectina, un vermífugo al que Bolsonaro apuesta la salvación, contra las recomendaciones médicas, entre ellas de dos ministros que renunciaron por discordancia con las recetas del presidente.

Ante la presión de los medios y de las redes sociales, Pazuello reaccionó el jueves con la transferencia de 235 pacientes a otros cinco estados del norte del país, y enviando el viernes un Airbus A330 a India en busca de dos millones de vacunas. Según la prensa local, que citaba un artículo del Hindustan Times, autoridades hindúes informaron que aún no estaban listas para enviar esa cantidad de vacunas a Brasil.

Una mutación amazónica

«Brasil tiene que pensar que si no hay intervención (en sanidad) y si no hay canalización de recursos hacia Amazonas, Brasil puede vivir la situación en Manaos. Sobre todo porque tenemos mutaciones virales que pueden extenderse por todo Brasil», alertó el médico Mario Vianna, en entrevista al portal Amazonia Real.

Para empeorar el escenario, una nueva variante de un coronavirus amazónico fue identificada esta semana en Japón, a partir de exaámenes de cuatro viajeros nipones que estuvieron en esa selva.

La fundación estatal Oswaldo Cruz (Fiocruz), un centro de investigación de referencia internacional en Brasil, confirmó la identificación y circulación de esa nueva variante del coronavirus con una serie de mutaciones inéditas. «Si esas mutaciones tienen alguna ventaja selectiva para la transmisión viral, podemos esperar un aumento de la frecuencia de esos linajes virales en Brasil y en el mundo en los próximos meses», informó la institución en una nota técnica.

«El surgimiento de nuevas variantes del Sars-CoV-2 que abrigan mutaciones en la proteína Spike, que pueden impactar la aptitud viral y la transmisibilidad, viene siendo una cuestión de gran preocupación», destaca el boletín. Se estima que esas mutaciones de un virus potencialmente amazónico, pueden haber surgido entre diciembre de 2020 y enero de 2021.

Brasil es el segundo país en muertes detrás de los Estados Unidos, con más de 207 mil fallecidos. Manaos ha sido una de las ciudades más golpeadas por la pandemia desde que el virus fue identificado en Brasil, en marzo del año pasado.

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here