Mujer descubre que su ginecólogo es su papá, un médico que engañó a otras pacientes al inseminarlas

La mujer también descubrió que tiene otros seis hermanos producto del engaño del médico

0
98

Por nueve años Morgan Hellquist acudió con su ginecólogo y descubrió que era su papá biológico, un médico de Nueva York que está acusado de engañar a mujeres al inseminarlas con su esperma.

Hellquist descubrió que el ginecólogo Morris Wortman es su papá al sospechar de su conducta cuando en una consulta, el médico pidió a la mujer quitarse su cubrebocas porque se veía mejor sin él. Wortman invitó a su esposa a la consulta para que viera los rasgos de su paciente y reconociera el parecido a él.

La sospecha llevó a la mujer a realizar una prueba de ADN que confirmó que Morris Wortman era el papá biológico de Morgan Hellquist de 35 años.

El ginecólogo engendró a otros seis hijos

Morgan Hellquist no solo descubrió que el ginecólogo de Rochester, Nueva York era su padre biológico, sino que también encontró que era el padre de otras seis personas cuyas madres fueron engañadas al ser inseminadas artificialmente.

Hellquist nació en 1985 producto de una inseminación artificial realizada por Morris Wortman a la madre de Hellquist, Jo Ann Levey, donde supuestamente el donador del esperma había sido un estudiante de medicina; sin embargo, no fue así. 

Hellquist demandó al médico por negligencia médica, falta de consentimiento informado, agresión, fraude, negligencia e infligir angustia emocional. «Estaba en estado de shock y no podía creer que la continuaría tratándola como su ginecólogo”, dicta la demanda.

Wortman comenzó a tratar a su hija que ayudó a crear, cuando esta cumplió 26 años de edad.

¿Cómo fue engañada la madre de Hellquist?

Jo Ann Levey y Gary Levey era una pareja que buscaban tener un hijo; sin embargo por culpa de un conductor ebrio, Gary fue atropellado y quedó paralítico de la cintura para abajo por lo que la pareja optó por la inseminación artificial. 

Acudieron entonces con el médico Morris Wortman que les aseguró haber encontrado al donante del espera que cumplía con los requisitos de tener un historial médico limpio y una herencia del norte de Europa que coincidiera con la de la familia Levey, pero al final sería el propio médico en ser el donante.

Ahora Wortman enfrenta la demanda de Hellquist al ser responsable de trauma emocional y psicológico significativo, pérdida del disfrute de la vida, daños monetarios, dolor y sufrimiento consciente, incluido el dolor y el sufrimiento similar al experimentado por los sobrevivientes de abuso sexual e incesto que se realiza o se recuerda.

Con información de The Washington Post y Daily Mail.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here