Amazon, Apple o Microsoft se ofrecen a cubrir los costes del viaje para abortar de sus empleadas

Según expertos, si afrontan los gastos de viajes a otros estados, podrían estar cometiendo un delito en su territorio por incitar a la interrupción voluntaria del embarazo de sus trabajadoras

0
119

Un gran número de empresas estadounidenses han dicho que cubrirán los gastos de viaje de las empleadas que deban salir de sus estados de origen para abortar, pero estas nuevas políticas podrían exponer a las empresas a demandas e incluso a una potencial responsabilidad penal, comentan expertos legales.

Amazon.com, Apple, Lyft , Microsoft Corp y JPMorgan Chase & Co son algunas de las empresas que han anunciaron planes para proporcionar esos beneficios a través de sus planes de seguro de salud tras la decisión del viernes de la Corte Suprema de Estados Unidos que anuló el histórico fallo Roe vs. Wade de 1973 que había legalizado el aborto en todo el país.

Una hora después de conocerse la decisión, el director ejecutivo de Conde Nast, Roger Lynch, envió un memorándum al personal anunciando una política de reembolso de viajes y calificando el fallo del tribunal como «un golpe demoledor para los derechos reproductivos«. Walt Disney Co dio a conocer una política similar el viernes, diciendo a los empleados que reconoce el impacto de la sentencia sobre el aborto, pero que sigue siendo una empresa comprometida y que proporcionará un acceso integral a la atención sanitaria de calidad, según explicó uno de sus portavoz.Empresas como la aseguradora de salud Cigna Corp, Paypal Holdings Inc, Alaska Airlines Inc y Dick’s Sporting Goods Inc también anunciaron políticas de reembolso el viernes.

Las restricciones al aborto que ya estaban presentes en la legislación de 13 estados entraron en vigor como resultado del fallo del viernes y se espera que al menos otra docena de estados liderados por los republicanos prohíban el aborto.

La decisión del tribunal, impulsada por su mayoría conservadora, confirmó una ley de Misisipi que prohíbe el aborto después de las 15 semanas. Mientras tanto, algunos estados liderados por los demócratas se están moviendo para reforzar el acceso al aborto.

Las empresas tendrán que sortear un gran numero de leyes estatales y es probable que se ganen la enemistad de los grupos antiabortistas y de los estados liderados por los republicanos si adoptan políticas que apoyen que las empleadas aborten.

Los legisladores estatales de Texas ya han amenazado con repercusiones legales a Citigroup Inc. y Lyft, que habían anunciado anteriormente políticas de reembolso de viajes. Un grupo de legisladores republicanos, en una carta enviada el mes pasado al director ejecutivo de Lyft, Logan Green, dijo que Texas «tomará medidas rápidas y decisivas« si la empresa de transporte de pasajeros aplica esta política.

Los legisladores también esbozaron una serie de propuestas relacionadas con el aborto, incluyendo un proyecto de ley que prohibiría a las empresas hacer negocios en Texas si pagan para que las residentes del estado reciban abortos en otros lugares.

Demandas en ciernes

Según Robin Fretwell Wilson, profesora de derecho de la Universidad de Illinois y experta en derecho sanitario, es sólo cuestión de tiempo que las empresas se enfrenten a demandas de los estados o de los activistas antiabortistas, alegando que los pagos relacionados con el aborto violan las prohibiciones estatales de facilitar o ayudar a los abortos.

«Si puedes demandarme como persona por llevar a tu hija a través de las fronteras estatales, puedes demandar a Amazon por pagarla», afirmó Wilson.

Amazon, Citigroup, Lyft, Conde Nast y varias otras empresas que han anunciado políticas de reembolso no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Para muchas grandes empresas que financian sus propios planes de salud, la ley federal que regula los beneficios de los empleados proporcionará una cobertura crucial en las demandas civiles sobre sus políticas de reembolso, según varios abogados y otros expertos legales.

La Ley de Seguridad de los Ingresos de Jubilación de los Empleados de 1974 (ERISA) prohíbe a los estados adoptar requisitos que «se relacionen con» los planes de salud patrocinados por el empleador. Durante décadas, los tribunales han interpretado ese lenguaje para prohibir las leyes estatales que dictan lo que los planes de salud pueden y no pueden cubrir.

ERISA regula los planes de prestaciones financiados directamente por los empleadores, conocidos como planes autoasegurados. En 2021, el 64% de los trabajadores estadounidenses con seguro médico patrocinado por el empleador estaban cubiertos por planes autoasegurados, según la Kaiser Family Foundation.

Cualquier empresa que sea demandada por un requisito de reembolso de viajes por aborto probablemente citará ERISA como defensa, según Katy Johnsonasesora principal de política sanitaria en el American Benefits Council, un grupo comercial. Y ese será un argumento de peso, dijo, sobre todo para las empresas con políticas generales de reembolso de viajes relacionados con la medicina, en lugar de las que se centran en el aborto.

Johnson dijo que los reembolsos para otros tipos de viajes relacionados con la medicina, como las visitas a hospitales designados como «centros de excelencia«, ya son comunes, aunque las políticas relacionadas con el aborto son todavía relativamente raras.

«Aunque esto pueda parecer nuevo, no lo es en el sentido general y la ley ya nos dice cómo manejarlo», añade Johnson.

Límites

El argumento tiene sus límites. Los planes de salud totalmente asegurados, en los que los empleadores compran la cobertura a través de una aseguradora comercial, cubren alrededor de un tercio de los trabajadores con seguro y están regulados por la ley estatal y no por ERISA.

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas de EE.UU. tienen planes totalmente asegurados y no podrían argumentar que ERISA impide a los estados limitar la cobertura del aborto.

Además, ERISA no puede impedir que los estados apliquen leyes penales, como las de varios estados que tipifican como delito la ayuda y la incitación al aborto, por lo que las empresas que adoptan políticas de reembolso son vulnerables a las acusaciones penales de los fiscales estatales y locales.

Pero como la mayoría de las leyes penales sobre el aborto no se han aplicado en décadas, desde que se dictó la sentencia Roe, no está claro que las autoridades intenten procesar a las empresas, según Danita Merlau, una abogada de Chicago que asesora a las empresas en materia de prestaciones.

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here