España sortea la «catastrófica» escasez de magnesio

0
364

La industria europea da la voz de alarma mientras China restringe el suministro del preciado óxido de magnesio, del que nuestro país es de los pocos productores

El magnesio mueve el mundo: es imprescindible para los seres vivos, para la división celular y la fotosíntesis, y es igualmente imprescindible para la industria del acero y para multitud de aplicaciones tecnológicas. Por tanto, es fundamental para el sector agropecuario y para el industrial. Pero ahora está escaseando peligrosamente.

China, uno de los grandes productores, está cerrando el grifo. Y la industria europea ha dado la voz de alarma, de forma contundente y sin paliativos: hace escasos días, las grandes patronales industriales de la UE advirtieron públicamente «sobre el impacto catastrófico» de esta escasez de magnesio, un elemento químico que España atesora y que produce en forma de óxido de magnesio. Es de los pocos países del mundo con reservas explotables de magnesita, mineral del que se extrae el preciado óxido de magnesio.

La cadena de producción afectada por la escasez de magnesio es enorme. Lo demuestra

el hecho de que esa advertencia de la industria europea la hayan lanzado 12 grandes patronales. Entre ellas, las que representan al sector de la automoción y sus componentes, la del acero y la del aluminio.

La creciente escasez de magnesio hace temer por un desabastecimiento que podría paralizar industrias esenciales. Mientras tanto, la carestía está disparando el precio.

Los efectos se extienden a producciones de lo más variado, desde el acero a ordenadores, pasando por los fertilizantes, la electrónica, los teléfonos móviles, productos farmacéuticos o aplicaciones de conservación medioambiental. Y es que el magnesio, además de ser inerte, no contaminante, actúa como purificador de aguas residuales y gases. Por ejemplo, es capaz de retener el dióxido de azufre en emisiones gaseosas y es un eficaz impermeabilizante para piscinas de retención de lodos o tierras contaminadas con metales pesados.

«El magnesio es un elemento químico que, como tal, no tiene sustituto», destaca Jorge Baños, director general adjunto de Magnesitas Navarras (Magna). Esta compañía explota dos de las tres minas de magnesita que hay en España, la situada en el concejo navarro de Eugui y la de Borobia (Soria). La tercera está en Lugo y pertenece a Magnesitas de Rubián.

A esos tres yacimientos se añaden las plantas procesadoras, las que producen el óxido de magnesio a partir de la magnesita. La de Magna está en Zubiri (Navarra), muy cerca de su mina de Eugui. Y hay otra procesadora en Calanda (Teruel), perteneciente a la empresa Intrasa.

Producción española

En total, entre minas y plantas transformadoras, de la producción de óxido de magnesio dependen en España unos 320 empleos directos.

Nuestro país concentra poco menos del 3% de la producción mundial de magnesio. Puede parecer poco, pero es una reserva estratégica de enorme valor, a tenor de la reducida lista de países con producciones relevantes. En Europa, con apenas el 6% de las reservas mundiales, solo hay cuatro: Austria, España, Grecia y Eslovaquia, por este orden. A nivel mundial, tres países concentran el 66% de las reservas totales: China, Corea del Norte y Rusia.

Anualmente se producen unos 13 millones de toneladas de óxido de magnesio en todo el mundo. Del orden de 5 millones se destinan a alimentación animal y aplicaciones fertilizantes. Y prácticamente los 8 millones restantes las acapara la fabricación de productos refractarios, que son imprescindibles para las acerías de todo el mundo. Como el punto de fusión del magnesio es superior al del acero, es imprescindible para recubrir los hornos en los que se produce.

De esos 13 millones de toneladas de óxido de magnesio que se producen anualmente en el mundo, 350.000 las aporta España: unas 250.000 toneladas Magna y el resto Magnesitas de Rubián. De esas 350.000 toneladas totales, 200.000 se destinan a productos refractarios y unas 100.000 a nutrición animal y vegetal.

La magnesita que extrae y procesa España tiene un alto valor estratégico para la economía nacional. Más aún cuando a nivel mundial se atisba escasez en los mercados. Estas minas son una pieza de seguridad para el tejido productivo nacional que necesita el magnesio. Y, además, es una fuente de exportaciones.

Una vez asegurado el suministro nacional, la mayor parte de la producción española acaba en el extranjero. Magna da fe de ello: el 20% del óxido de magnesio que produce se queda en España, otro 45% se vende a países europeos, y el 35% al resto del mundo.

La estrategia china

¿Por qué está escaseando el magnesio en estos momentos? Fundamentalmente, porque «China está restringiendo mucho su exportación con una doble intención: controlar mejor el precio a nivel mundial, y proteger sus fuentes de materias primas para futuras generaciones, para lo que también se están haciendo con yacimientos de materias primas en otras regiones del mundo como África», explica Jorge Baños.

El magnesio, por tanto, se ha reforzado como recurso geoestratégico. En este contexto, la Asociación Española de Fabricantes de Magnesia (Mages) insiste en que la Administración debe reconocer la importancia de este mineral y actuar en consecuencia. Entre otras cosas, destacando públicamente las ventajas económicas y medioambientales de este recurso y, así, poner en valor estos proyectos mineros, que suelen verse contestados por movimientos sociales que se oponen a estas explotaciones.

Una mina que se agota

El momento actual es especialmente importante para el magnesio español, por la necesidad de buscar nuevas reservas explotables. De las tres únicas minas de España, la de Eugui se agotará en ocho años. Y la única alternativa viable para dar continuidad a esos yacimientos navarros, que se explotan desde hace 75 años, es abrir una nueva mina en las inmediaciones. Magna ha intentado encontrar otros puntos viables de explotación, pero el único factible es el que se ha identificado cerca de la planta de Zubiri. El enclave que se ha localizado está dentro de una zona protegida por la Red Natura 2000 de la UE, que no impide la actividad económica, pero exige que sea compatible con el medio.

«Vamos a ser capaces de respetar los valores de la Red Natura 2000, como se demuestra en un estudio que hemos promovido y en el que han participado una veintena de especialistas durante dos años», afirma el director general adjunto de Magna. Subraya que «nuestro proyecto se alinea con la posición recientemente expresada por la Comisión Europea, que ha destacado que ‘la industria extractiva, correctamente gestionada, lejos de ser una amenaza es una oportunidad para la biodiversidad’». De este proyecto navarro depende, en gran medida, el futuro del estratégico magnesio español.

Por Roberto Pérez

Fuente: https://www.abc.es/economia/abci-espana-sortea-catastrofica-escasez-magnesio-202111010209_noticia.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here