Perejil

0
265

Desde la antigüedad, el perejil ha estado presente en las civilizaciones, ya que se aprovechaban sus propiedades. Los griegos y los romanos ya lo utilizaban para aromatizar sus guisos. Tan conocida era esta planta herbácea bienal que Carlomagno decretó el cultivo en sus campos. Así aparece en el documento ‘Capitulare de villis vel curtis imperii’ en el que se recogían diferentes hierbas, entre ellas, el petrosilinum (Petroselinum crispum), es decir, el perejil.

Alcanza los 30 centímetros de altura y posee tallos floríferos que pueden llegar hasta los 60 con pequeñas flores verdes amarillentas y negras. Forma una roseta empenachada de hojas muy divididas. Precisamente atendiendo a sus hojas se pueden observar dos tipos de perejil: uno de hojas lisas y otro con las hojas rizadas.

Este último suele usarse más para decorar en la cocina. Su función es más estética ya que es menos aromático. Sin embargo, el de hojas lisas concentra su sabor en las mismas y es muy utilizado como condimento, incluso, como ingrediente principal en recetas como el tabulé.

Su cultivo se conoce desde hace más de 3.000 años y es utilizado en todo mundo. Su origen está en la cuenca mediterránea, si bien ya se puede encontrar en huertos y jardines. También crece de forma natural en caminos, muros y otros cultivos en toda Europa y parte de Asia, aunque se ha aclimatado a zonas templadas de América.

En general, se utiliza como hierba aromática y es muy habitual encontrarla en las preparaciones al ajillo y en salsa verde. Precisamente combina muy bien con el ajo, ya que lo suaviza y lo equilibra.

Se trata de un tesoro nutricional, pues posee numerosas propiedades entre las que destacan su poder antioxidante, antiinflamatorio y anticoagulante. En apenas dos cucharadas de perejil se concentra el dos por ciento de las necesidades de calcio, ácido fólico y hierro diarios de un adulto, además de doce por ciento de vitamina A y más del 150 por ciento de la vitamina K. También es muy rico en vitamina C.

Cálculos renales

Según un estudio publicado en el Journal of Urology, el perejil podría favorecer una función renal saludable, porque en la investigación realizada, los animales que consumían hojas y raíces de perejil reducían la cantidad de depósitos de oxalato de calcio. En este sentido, los investigadores consideraron que ingerir perejil ayudó a descomponer los cálculos renales.

Articulaciones y fatiga

Igualmente, es rico en hierro y se recomienda en pacientes con anemia, lo que ayuda a disminuir la fatiga. También ayuda a eliminar el dolor en las articulaciones gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Fuente: https://www.abc.es/bienestar/alimentacion/abci-perejil-202111251243_noticia.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here