De mesera en Tláhuac a sicaria internacional: la mujer que por 5 mil pesos se condenó en prisión

Esperanza fue la asesina de Benjamín Yeshurun, criminal de Israel buscado por

0
128

Cuando Esperanza llegó a conseguir trabajo en un bar ubicado sobre la avenida Tláhuac al sur de la Ciudad de México no imaginó que estaría vinculada con el crimen organizado, ya que la persona que la contrató era Samantha Pérez, la hija del líder del cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez, alias “El Ojos”. 

Esperanza comenzó a inmiscuirse en el crimen organizado al tener un papel dentro del sicariato, las personas que matan por dinero, que en el caso de Esperanza, lo hacía por 5 mil pesos. Solo tenían que indicarle su objetivo para entrar en operación. Uno de ellos la llevaría a ser de dominio público dado que actuó en contra de un hombre extranjero a quien asesinó en una popular plaza comercial de la CDMX.

artz

Esperanza mató a otro criminal en la Plaza Artz. Foto: Cuartoscuro

¿Cómo fue el crimen por el que atraparon a Esperanza?

El pasado 24 de julio de 2019, Esperanza figuró en la opinión pública cuando se presentó la ejecución de un hombre dentro de la plaza Artz Pedregal ubicada en una zona exclusiva al sur de la capital, la víctima era un extranjero de origen israelí quien fue identificado como Benjamín Yeshurun Sutchi.

Trascendió que el hombre de Israel era un criminal internacional que era buscado acusado de lavado de dinero, el cual fue el nuevo trabajo que se le encomendó a Esperanza quien cuando fue capturada por la policía de la capital, dio una primera versión de que había matado a la víctima por un pago de 5 mil pesos, aunque después se manejó que recibió 25 mil.

esperanza
Esperanza fue condenada a 26 años de cárcel. Foto: Especial

A Esperanza se le señaló la hora y el lugar donde Yeshurun Sutchi estaría aquel miércoles 24 de julio. Dentro de la plaza Artz, la mujer de entonces 34 años de edad vio a la víctima, se levantó de la mesa en donde esperaba y disparó a Benjamín Yeshurun Sutchi quien iba acompañado de Azulay Alon, otro israelí.

La mujer tuvo ayuda de otros pistoleros que distrajeron a la seguridad de plaza para que Esperanza pudiera salir, pero tras una búsqueda de la policía fue capturada. Al momento de ser detenida, la joven dijo que el crimen lo hizo en venganza por una infidelidad, aunque no tardó en decir la verdad: era sicaria. Esperanza fue condenada a 26 años de cárcel y permanece recluida.

Fuente: heraldodemexico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here