4 señales ineludibles (y normalizadas) de que trabajas en un ambiente tóxico

Los ambientes de trabajo hostiles tienen un impacto negativo tanto para las personas como para las empresas. La desmotivación, el agotamiento, los conflictos internos, un desarrollo profesional estancado y la alta rotación son los sellos de estos lugares.

0
162

Los ambientes laborales hostiles drenan la energía de las personas, pueden afectar la salud de los trabajadores, la productividad y hasta incrementar el ausentismo. Estos climas organizacionales tóxicos se caracterizan por comportamientos negativos de algunos trabajadores que incomodan, asustan o intimidan al resto de los compañeros.

De acuerdo con Terapify, al menos uno de cada cinco trabajadores se enfrenta a un ambiente laboral hostil, lo que dificulta un buen desarrollo en el trabajo. “Es uno de los problemas más graves en cualquier ambiente laboral. Este tipo de ambiente tiene consecuencias en el bienestar de los colaboradores, costos, reputación y más”, señala la plataforma.

¿Cómo identificar un clima de trabajo tóxico? Según la plataforma de bienestar, éstas son las principales señales:

» 1. Minimizar a los demás

  • Interrumpir a una persona cuando está hablando y no reconocer lo que dice
  • Minimizar la sobrecarga de trabajo, el rol y los aportes de un compañero de trabajo
  • Hacer bromas para criticar o humillar

» 2. Obstaculizar el trabajo

  • Distraer a propósito para dificultar el trabajo
  • No compartir información importante para realizar las tareas
  • Asignar cargas laborales desequilibradas
  • No avisar sobre cambios en los procesos, reuniones o fechas de entrega

» 3. Generar conflictos

  • Solicitar tareas que están fuera de las funciones o que exceden la capacidad
  • Estar en desacuerdo todo el tiempo con el compañero de trabajo
  • Reportar cualquier error de otro empleado, aunque sean detalles menores
  • Tomar el crédito del trabajo de otra persona

» 4. Excluir del grupo

  • Tener conversaciones “cerradas” cerca de otra persona
  • No incluir a compañeros en grupos de trabajo
  • Hacer planes sociales abiertamente sin considerar a todos
  • No escuchar o tomar en serio las ideas de una persona

Las conductas discriminatorias, el lenguaje agresivo e irrespetuoso y la ridiculización de los demás son también comportamientos que pueden generar malos climas organizacionales, según Terapify.

Según la Encuesta global de bienestar de AON, un mal ambiente laboral es la tercera amenaza más común para el bienestar de los empleados que identifican las empresas en México.

“Un clima laboral hostil es cosa seria, y va mucho más allá del daño que pueda ocasionar un tweet o un reel en Instagram a la marca empleadora, pues quienes sufren las consecuencias de un ambiente pesado son las personas”, advierte Buk.

De acuerdo con la plataforma de Recursos Humanos, los malos climas organizacionales pueden generar un incremento en la rotación de personal, pues los colaboradores no sólo buscan un buen sueldo, también un ambiente laboral sano. “Si entran en una empresa y encuentran un ambiente más frío que el Polo Norte, no durarán mucho tiempo”.

La desmotivación, el agotamiento, los conflictos internos, un desarrollo profesional estancado, la alta rotación, la poca innovación y la dificultad para atraer talento son algunos sellos de las empresas con malos ambientes organizacionales, señala la firma.

¿Cómo gestionar bien un mal clima laboral?

El primer paso para enfrentar un clima laboral tóxico, recomienda Terapify, es definir y explicarles a los empleados cuáles son las conductas hostiles y el impacto que éstas tienen en las personas, pues generar consciencia entre los colaboradores puede ayudar a cambiar los comportamientos.

También es importante que las empresas cuenten con canales de denuncias anónimos y efectivos para que se puedan atender los malos comportamientos que dañan el clima organizacional.

Algunos consejos prácticos de la firma para mejorar el ambiente de trabajo son:

  • Generar un clima de confianza para que los empleados se expresen libremente
  • Fortalecer la colaboración para que todos se sientan parte de una comunidad que persigue los mismos objetivos
  • Fomentar conductas positivas como la gratitud o el reconocimiento

Por otra parte, Buk recomienda a las empresas desarrollar liderazgos positivos y diseñar procesos de onboarding que les permitan a todos los empleados estar en la misma sintonía, disminuyendo la posibilidad de malentendidos.

Construir un ambiente de trabajo favorable beneficia también a las empresas en su marca empleadora, destaca la plataforma. “Los colaboradores que aman su trabajo se convierten en los mejores embajadores de marca que podrías tener, pues no dudan en compartir su entusiasmo con el mundo exterior”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here