Fraude y explotación laboral

0
55

A la bendición de Dios trabajan muchos albañiles en las construcciones que se desarrollan tanto en la zona hotelera como en la ciudad, sin seguro médico y sin nadie que luche por sus derechos, en virtud que un buen porcentaje de trabajadores ni siquiera están afiliados a un sindicato, lo que les deja indefensos ante los abusos de los patrones y capataces.

En Cancún, uno de los puntos de reunión de los trabajadores de la construcción sigue siendo El Crucero, pese a las obras de remodelación que se llevan a cabo actualmente y hasta allá llegan los contratistas para ofrecerles chamba, aunque, tal y como expresaba el viernes Ricardo Vargas Rodríguez, uno de los albañiles que fue despedido injustamente por la empresa Proser S. A. de C. V., les prometen una cantidad y a la hora de la verdad les pagan mucho menos.

También recurren los contratistas a visitar pueblos en otros estados con objeto de reclutar trabajadores, ofreciéndoles hasta las perlas de la virgen, buenos ingresos que permitan sacar adelante a sus familias, pero al final perciben unos salarios de hambre y son explotados, pues en muchas ocasiones ni las horas extras les pagan.

En varias ocasiones, los maestros de oficios varios que pasan el día en El Crucero a la espera de ser requeridos han dado a conocer que muchas veces los sindicatos se limitan a vender la tabla a los responsables de las obras pero no afilian a trabajadores ni los apoyan.

De hecho, en muchas ocasiones los albañiles ni están sindicalizados ni radican en Cancún, pese a lo cual ahí están las tablas de las organizaciones, pero no defienden a los albañiles, permiten que los contratistas hagan de ellos lo que quieran.

Y aunque los inspectores de la Secretaría del Trabajo deberían por ley visitar todas y cada una de las obras que se desarrollan en Cancún con objeto de verificar que los albañiles cuentan con las prestaciones que marca la Ley Federal del Trabajo, la realidad es que en muchas ocasiones esto no se hace, especialmente cuando se fija en lugar visible la tabla del sindicato al que supuestamente están afiliados los obreros y los inspectores dan por hecho que todos cuentan con las prestaciones de ley, cuando no es así.

La realidad es que nadie vela por los derechos de los trabajadores de la construcción, que tienen derecho a seguridad social, vacaciones y pago de vacaciones, prestaciones que muchos de ellos no perciben.

Fuente: POR ESTO!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here