Rudiger, el señor de los pellizcos en los pezones

El defensa del Real Madrid ha sido cazado haciendo el gesto en cuatro partidos, tres a rivales y uno a un compañero

0
103

Antonio Rudiger es un jugador diferente en muchos sentidos, todo un personaje. Un central tan capaz de provocar la carcajada generalizada de todo el Santiago Bernabéu con su peculiar zancada, como de cercar al mejor delantero del mundo, Erling Haaland, algo que ya hizo el pasado martes durante la ida de cuartos de final de la Champions League.

Precisamente, en ese duelo ante el Manchester City, las cámaras captaron un pequeño enganchón con el centrocampista Jack Grealish. En el fotograma se ve cómo el zaguero alemán, en un córner, pellizca al británico en la zona del pezón. No hubo enfrentamiento pues, su rival, además de un pequeño grito de dolor, se rio por la actitud de Rudiger. Pero es cierto que esta no es la primera vez que el jugador recurre a un gesto de dudosa deportividad.

El pasado mes de enero, durante las semifinales de la Supercopa de España en Riad, Real Madrid y Atlético disputaron un emocionante derbi que se llevaron los blancos por 5-3 en la prórroga. Pero en la segunda parte, el rojiblanco Álvatro Morata y el madridista Fede Valverde tuvieron una acalorada discusión, momento en el que apareció por allí Rudiger. Por sorpresa, el germano pellizcó al delantero buscando su pezón para zanjar la situación. Una acción que sorprendía a su rival, aunque

Es rutina para el germano, en la temporada anterior, también en un derbi liguero contra los rojiblancos, Ángel Correa fue expulsado tras un contacto con el gigante alemán al interpretar el árbitro una agresión del argentino al defensa blanco. Al término del partido, el argentino explicaba que su reacción obedeció a que el central le estaba pellizcando.

Pero no solo los futbolistas rivales son objeto de esa extraña costumbre de Rudiger. En la final de la Supercopa ya mencionada, tras vencer al Barcelona en la semifinal con un contundente 4-1 y en pleno éxtasis blanco, el defensa del club blanco hizo lo mismo, pero esta vez a un compañero, concretamente a Modric, que solo pudo sonreír. Así es Rudiger, un magnífico central que también parece empeñado en convertirse en el rey de los pellizcos en los pezones.

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here