Las formas de comer que más influyen en la calidad del semen

0
141

Una alimentación poco saludable puede ser perjudicial para tus gametos

Son muchos los factores que pueden influir en la calidad del semen o los ovarios y, en consecuencia, condicionen las probabilidades de conseguir un embarazo. La alimentación es uno de ellos, aunque no afecte de una forma directa. Es por ello que no significa que por comer bien tu semen vaya a mejorar, pero hacerlo de forma poco saludable sí resultará perjudicial para tus gametos.

Es un mito –explica Isabel Vielsa, ginecóloga de Clínicas Eva– que haya alimentos específicos que mejoren las tasas de fecundación o la calidad del óvulo o del espermatozoide como tal. No obstante, un exceso de grasas saturadas y de hidratos de carbono puede ser negativo. «Igual que una alimentación insana puede dar lugar a muchas patologías, al final también influye en el tema de la reproducción», manifiesta Vielsa.

En el caso específico de los hombres, esta ginecóloga comparte que sí que hay algunas vitaminas y antioxidantes –DHA, zinc, selenio, coencima Q10 o cúrcuma– que pueden mejorar ciertos parámetros del semen, como es la movilidad o fragmentación del ADN de los espermatozoides. «Pero tampoco significa que sea esto la panacea», confiesa.

Sin embargo, en el caso de las mujeres no funciona igual, pues la calidad ovocitaria es mucho más difícil de mejorar. Esto se debe a que depende fundamentalmente de la edad, y esto es algo que no se puede modificar. Igualmente, Vielsa recomienda seguir una dieta sana y equilibrada y hacer ejercicio, pues lo opuesto puede ser perjudicial.

¿Cómo afecta tener un TCA?

Cualquier trastorno de la conducta alimentaria (TCA) –expone Vielsa–, ya sea por déficit o por exceso, altera mucho la calidad de los óvulos y del semen. En el caso de mujeres que sufren bulimia anorexia, puede afectar al funcionamiento de todo el eje hormonal: cuando una persona pesa muy poco, el organismo reacciona para que no haya una sobrecarga como puede ser un embarazo, pues la chica no está en condiciones óptimas de sacarlo adelante. «Es una forma de defensa», señala la ginecóloga.

El caso de la obesidad, en ambos sexos, deriva en una peor calidad de los gametos. «Que el hombre sea obeso y esa sea la causa de infertilidad, es muy poco frecuente. Pero si el hombre es obeso, tiene un semen de peor calidad y la señora además cuenta con una edad más avanzada y una trompa obstruida, la suma de todos los factores hace que sea muy difícil el embarazo y haya que recurrir a ayuda», explica Vielsa.

Lo bueno es que esto es reversible. Cuando la persona se recupera y supera el trastorno, la influencia que este pudiera tener en los gametos en lo relacionado con la fertilidad, se recupera. Igualmente, como ha explicado la ginecóloga en este artículo, esto no significa que después no haya otras causas asociadas que impidan el embarazo.

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here