¿Qué hacemos si somos atacados? Alemania diseña un plan para defenderse en una guerra híbrida

El país sufrió en septiembre de 2022 un ataque que destruyó los dos gasoductos Nord Stream, cuyo sabotaje todavía no ha podido ser aclarado

0
105

La nueva situación de seguridad, a partir de la invasión rusa de Ucrania, lleva a Alemania a actualizar todos sus protocolos de defensa, en un ‘Plan Operativo Alemán’ (‘OPLAN’) que estará listo en marzo y que establece procedimientos a seguir en casos de sabotaje, ciberataques y campañas de desinformación. La clave de la reforma es un nuevo nivel de coordinación y cooperación entre el ejército alemán y las empresas industriales.

«El elemento central del plan operativo de Alemania es la interacción civil-militar para el apoyo mutuo. Por un lado, se trata del apoyo militar a la defensa civil, pero al mismo tiempo también se trata de la contribución civil a la planificación de la defensa militar, porque la seguridad interna y externa ya no se pueden separar. Solo podremos cumplir nuestras tareas con el apoyo de los estados federados, las autoridades y la economía», explica el capitán Frank Fähnrich, jefe del Departamento J5 de Planificación de Operaciones y Desarrollo Futuro, a cargo del desarrollo de los nuevos protocolos.

«Será un plan que sea ejecutable y factible, no sólo una quimera, un concepto de pensamiento, sino algo tangible que al final pueda funcionar», añade el comandante del Mando Territorial, el teniente general André Bodemann.

Alemania espera así hacer frente a nuevas amenazas, como el denominado «espionaje dirigido», el intento externo de influir en las decisiones gubernamentales y en la opinión pública o los ataques en el ciberespacio contra empresas de energía y telecomunicaciones. También espera protegerse de sabotajes llevados a cabo por fuerzas especiales o irregulares, con el fin de inutilizar infraestructuras o impedir el despliegue de la OTAN. El país sufrió en septiembre de 2022 un ataque que destruyó la más moderna y ambiciosa infraestructura de suministro energético, los dos gasoductos Nord Stream, cuyo sabotaje todavía no ha podido ser aclarado.

Por primera vez desde la Guerra Fría

Este ‘OPLAN’, que se reorganiza ahora por primera vez desde la Guerra Fría, pretende dotar al Estado de mecanismos para evitar a tiempo este tipo de ataques, tanto por parte de pequeñas células especializadas como por misiles balísticos enemigos. Compuesto por cientos de páginas y consensuado con autoridades policiales, agentes de protección civil, operadores energéticos, científicos, industria logística y países aliados, el documento persigue garantizar las posibles rutas de despliegue de los aliados y el abastecimiento de los convoyes (‘Host Nation Support’).

Para ello, la Bundeswehr está intensificando la coordinación con y entre los gobiernos de los Bundeslander y creando las llamadas fuerzas de seguridad nacional, que incluyen empresas civiles que participan en el suministro. Ya se han realizando los primeros ejercicios intensificados. «Para lograr esto, todos tenemos que trabajar juntos. Incluso una vez que el plan operativo esté en marcha, el proceso no estará completo. Siempre habrá una necesidad de adaptación en el futuro, porque las condiciones marco o los escenarios de amenaza están cambiando, cambios a los que debemos reaccionar», señala el capitán zur See Fähnrich.

Al mismo tiempo, el ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, está llevando a cabo una reforma en profundidad de su Ministerio, con la aprobación de la oposición y los reservistas. «El ministro está en el camino correcto: el Ministerio es demasiado grande y en algunos casos más una casa de obstrucciones y personas con preocupaciones propias que un lugar para operar con agilidad», celebra el presidente de la asociación reservista, Patrick Sensburg.

La presidenta del Comité de Defensa del Bundestag, la liberal Marie-Agnes Strack-Zimmermann, también ha dado muestras de apoyo: «Si sirve para acelerar la causa y también para afrontar los nuevos tiempos en el Ministerio, una reestructuración puede aportar mucho de sentido». Pistorius ha informado en una carta a los funcionarios y militares que alrededor de 300 puestos se trasladarán a la denominada zona subordinada, es decir, a diferentes subautoridades, y que partir de ahora deberá haber un máximo de tres subdivisiones por departamento.

El ministro alemán ha señalado como una de sus máximas prioridades agilizar el reclutamiento de soldados y para ello se ha desplegado abundante cartelería y se llevan a cabo elaboradas campañas en las redes sociales, con series de YouTube filmadas a tal efecto y presencia tupida en las ferias de empleo. Incluso hay campamentos gratuitos en los que los interesados pueden conocer de primera mano la vida cotidiana de las tropas. Casi 182.000 hombres y mujeres sirven actualmente en sus filas. Pistorius desearía añadir otros 20.000 soldados más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here