Juan Carlos I avisa a su tripulación de regatistas en Galicia ante el inminente retorno a España: “Estoy desentrenado”

El posible regreso del rey emérito para participar este próximo fin de semana en una competición en Sanxenxo llega tras hablar por teléfono con Felipe VI en su viaje relámpago a Abu Dabi

0
97

El rey Juan Carlos I quiere volver a España cuanto antes y prepara ya su regreso. Será de manera temporal y por una corta estancia, para este próximo fin de semana en Sanxenxo. En esta localidad de Pontevedra se celebrará desde este viernes la Copa de España de la competición de vela clase 6m, que le serviría de entrenamiento para el Campeonato del Mundo de esa categoría que ostenta desde el verano de 2019 y cuya edición para 2022 se desarrollará en esa ría gallega a partir del 10 de junio. El rey emérito comunicó por teléfono la semana pasada a la tripulación de su barco, el Bribón, que quería acudir a esa prueba, pero que está “desentrenado” porque lleva sin navegar desde agosto de 2019, cuando fue sometido a una operación de corazón. La Casa del Rey no ha confirmado aún la fecha de ese retorno, pero Felipe VI habló por teléfono con su padre durante su reciente viaje relámpago a Abu Dabi este fin de semana.

Juan Carlos I ultima así su vuelta a España casi dos años después de su salida del país, en agosto de 2020, después de que este sábado mantuviera una conversación telefónica con Felipe VI en Abu Dabi, adonde este último se había desplazado para trasladar sus condolencias por la muerte del anterior jefe de Estado de los Emiratos Árabes, el jeque Jalifa Bin Zayed al Nahyan. Esa charla telefónica, antes de que Felipe VI regresara a España, sirvió para concretar que ambos se verán próximamente en Madrid y para favorecer la fecha del regreso del rey emérito, que fue acogido en Abu Dabi como huésped del jeque fallecido.

El señalamiento de esa vuelta a España del rey emérito para este próximo fin de semana, a través de Sanxenxo, fue avanzado este lunes por el periodista Fernando Ónega en Onda Cero. Ónega también apuntó que el exjefe del Estado “será recibido en Zarzuela, verá a su familia y aceptará las condiciones” que se le pongan. La Casa Real no ha confirmado a los medios de comunicación oficialmente esa noticia, a la espera de que sea el propio Juan Carlos I quien lo haga. Tampoco han ratificado los detalles en círculos cercanos al Monarca. Los partidos políticos reaccionaron de manera muy diferente a la posibilidad de que el rey emérito esté de nuevo en España en breve. Las formaciones del centro y la derecha mostraron su buena disposición y señalaron que no tiene ninguna investigación judicial en curso. Desde la izquierda, tanto portavoces del PSOE como de Unidas Podemos o ERC apuntaron que el exjefe del Estado debe algunas explicaciones, tanto por sus regularizaciones fiscales como por las posibles comisiones recibidas.

De producirse, este viaje a Sanxenxo será la primera reaparición del rey emérito en España desde hace casi dos años, pero no se alargaría nada más que unos pocos días, según ha confirmado EL PAÍS de fuentes conocedoras de esos planes. La idea del monarca es retornar después a Abu Dabi y volver a Galicia ya unos días antes del 10 de junio, cuando comienza también en esa localidad gallega la prueba del Campeonato del Mundo de ese torneo de la clase 6m, del que aún conserva el título de campeón que logró en 2019 en Finlandia. En los dos siguientes años ese mundial no se pudo celebrar como consecuencia de la covid-19.

En Sanxenxo, sin embargo, todo está preparado para acoger de nuevo al monarca. Las autoridades locales y los responsables del Real Club Naútico, organizador del evento deportivo, mantuvieron en la mañana de este lunes una conversación para ratificar y perfilar algunos detalles sobre la competición. El propio Juan Carlos I conversó la semana pasada con algunos componentes de la tripulación de su velero y les anticipó que su intención es acudir a la regata de este próximo fin de semana como entrenamiento preparatorio del Campeonato del Mundo de la clase 6m, programado para tener lugar entre el 10 y el 18 de junio en esa localidad gallega.

La prueba de este fin de semana forma parte del IV Circuito Copa de España 2022, clase 6m, tiene lugar en la misma ría de Pontevedra y le sirve a una gran parte de los competidores de puesta a punto. Más de la mitad de los 40 barcos registrados para el campeonato mundial de junio ya tomarán parte en la copa interrías nacional que empezará este viernes a las tres de la tarde y que tiene previsto su final para el domingo 22 sobre esa misma hora. El velero Bribón que capitanea Juan Carlos I también está más que testado. Su tripulación la forman siete navegantes, cinco titulares y dos suplentes, todos ya en Sanxenxo desde hace días.

Estancia en Sanxenxo
El que no se siente en forma es el propio Juan Carlos I, según ha comentado en esas charlas informales a sus compañeros de embarcación. El rey emérito les ha adelantado que lleva mucho tiempo sin navegar y que está algo preocupado porque se ve “desentrenado”. Esa es una de las razones por las que querría participar en la competición de este próximo fin de semana, para retomar una actividad que tuvo que abandonar tras ser sometido a una operación de corazón en la clínica Quirón de Pozuelo (Madrid) a finales de agosto de 2019. Durante su estancia en Sanxenxo hace años que suele residir en la vivienda de Pedro Campos, el presidente del Real Club Náutico local y un experto regatista español.

La Casa Real no solo no ha confirmado ese inminente viaje de Juan Carlos I a España para competir en esa regata, sino que tampoco ha despejado la incógnita de dónde se va a hospedar el emérito cuando esté en Madrid: si finalmente lo hará en La Zarzuela, residencia del jefe de Estado, y si será allí dónde mantendrá un encuentro presencial con su hijo. Don Juan Carlos se trasladó a Abu Dabi hace casi dos años tras desvelarse que supuestamente había cobrado comisiones por la obra del AVE a La Meca y justificó esa salida para no perjudicar a la institución monárquica que ostenta Felipe VI.

El pasado 2 de marzo, la Fiscalía Anticorrupción archivó las tres diligencias de investigación que tenía abiertas: por el presunto cobro de 65 millones de euros en comisiones de las obras del tren de alta velocidad Medina-La Meca, por unas supuestas donaciones no declaradas y por la fortuna del emérito en paraísos fiscales. Unos días después, el rey Juan Carlos comunicó a su hijo su deseo de “considerar” su regreso a España, “aunque no de forma inmediata”.

La conversación telefónica del domingo entre Felipe VI y don Juan Carlos se produce un mes después de que las infantas Elena y Cristina acudieran a los Emiratos Árabes Unidos para ver a su padre. La visita se plasmó en una foto en la que el emérito con las infantas y sus hijos (salvo Felipe Juan Froilán) posaron en Abu Dabi.

Fuente: elpaís

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here