Estación despacha gasolina rebajada con agua en Chetumal

0
634

Los afectados afirman que la Profeco no ha hecho nada por ayudarlos, y que únicamente los canalizan a las oficinas… que están en Cancún.

Al menos 22 vehículos de la capital del Estado presentan daños por hasta 150 mil pesos, debido a que les fue despachada gasolina rebajada con agua en la estación de servicio ubicada en la avenida Insurgentes con Aarón Merino Fernández.

Como prueba, los afectados desarmaron parte de sus bombas de gasolina y hasta mangueras que conectan a sus motores, demostrando que la gasolina tenía una gran cantidad de agua.

Los afectados dijeron que ya presentaron la denuncia correspondiente ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) pero debido a que la representación más cercana se encuentra en Cancún, tienen que trasladarse hasta esa ciudad para iniciar el procedimiento de queja.

Los hechos sucedieron el día de ayer. Han pasado casi 48 horas y la autoridad defensora del consumidor no se ha acercado a dialogar con los usuarios.

«Marcamos al teléfono y solo nos dijeron que guardemos el ticket de compra, que van a turnar el caso hasta Cancún y desde allá nos van a contactar para decirnos cuál será el procedimiento a seguir. El problema es que como no existe ninguna oficina de la Profeco aquí en Chetumal, hasta pelear por nuestros derechos nos va a costar dinero»,

declaró don Isidro Méndez González, cuyo automóvil, un jetta modelo 2014, requiere una inversión de al menos 14 mil pesos para reparar los daños al motor.

Refieren que se volvieron a presentar en la estación de servicio, pero en esta ocasión el supuesto gerente que aseguró que se iba a hacer cargo de los daños, que solo dio su primer nombre «Manuel», ya no se encontraba. Los despachadores respondieron que probablemente había viajado a Cancún.

Profeco abandonó a los consumidores de la capital de Quintana Roo

No es la primera vez que sucede un problema de este tipo en la ciudad. Sin embargo, debido a que el Gobierno Federal eliminó las oficinas de la Profeco en Chetumal así como en otras urbes del país, la reparación y atención a los daños a los consumidores se ha hecho más tardada que de costumbre.

«Por llenar 300 pesos de gasolina mientras ya me quedé sin carro. Repararlo me va a costar como siete mil, porque me dañó mi bomba de gasolina. Ahora resulta que no solo nos roban con litros que no son de litro, sino que además nos dañan nuestros autos con combustibles rebajados»,

detalló don Enrique Cruz Franyutti, otro afectado.

Por Armando Galera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here