Alex LeBarón, ex Diputado priista en la era César Duarte, levanta polvo por pedirle ayuda a Trump

Alex LeBarón cobró mayor notoriedad al informar vía Twitter sobre la tragedia de la familia y compartir videos de sus integrantes, principalmente del niño Trevor, una de las víctimas. Las imágenes se hicieron virales, al tiempo en que el político chihuahuense reclamaba por la inseguridad.

0
50

Ciudad de México.- “No abogamos por ‘invasión’, ya estamos invadidos por cárteles terroristas en territorio mexicano… Exigimos coordinación real entre ambos países!…”, publicó el político integrante de la comunidad mormona Alex LeBarón, después que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que pretende designar como Organizaciones Terroristas Extranjeras a los cárteles mexicanos.

El anuncio del Presidente estadounidense la noche de este martes cayó como “bomba”. La clasificación a los cárteles mexicanos como terroristas le permitiría al Gobierno de Estados Unidos una intervención unilateral, es decir, sin pedir permiso en territorio nacional, destacaron los medios en el país.

La atención pública volteó a los integrantes de la comunidad LeBarón, pues esta familia desde el pasado 4 de noviembre a pedido que los cárteles de México sean nombrados como terroristas, esto a raíz de la masacre de tres mujeres y seis infantes en Bavispe, Sonora; y el pasado domingo formalizaron la solicitud con una petición a la Casa Blanca.

En cuestión de horas en las redes sociales empezaron a culpar a la familia LeBarón por la reacción de Trump y atacar a los integrantes de la comunidad mormona, primero, bajo el hashtag #FueraLeBarondeMéxico, seguido de otros como #LebaronTraidoresDeLaPatria. Las tendencias duraron horas.

Algunos integrantes de la familia LeBarón, como Adrián y Alex, explicaron en diversos medios de comunicación que su solicitud giraba en torno a reconocer que los grupos del crimen organizado en México operan con tácticas de terror. Dijeron que su demanda es para que se ejecute una política binacional efectiva contra el crimen, con base a una coordinación real para generar estrategias conjuntas y combatir a la delincuencia organizada.

Además, aclararon que no pretendían que su solicitud tuviera una implicación mayor, como la de una intervención militar estadounidense en territorio mexicano.

“Estamos buscando que el Gobierno de Estados Unidos y el mexicano reconozcan lo que es una realidad: los cárteles mexicanos se han vuelto tan poderosos que no tienen control, y el Gobierno mexicano no tiene la capacidad de negociar con ellos […] los gobiernos de todos los niveles no han tenido la capacidad de imponer su autoridad constitucional y ante ello han crecido con tal crueldad y grado, no tenemos otra opción que denominarlos cárteles del terror”, dijo Alex LeBaron en una entrevista en el programa Los Periodistas.

LeBarón González destacó que “cuando hablamos de enfrentarlos no hablamos de intervención sino de una coordinación”. Además, reconoció que los cárteles se afianzaron en México a raíz de la corrupción en administraciones del PRI y tras la declaratoria de “Guerra contra el Narco”, del ex Presidente, Felipe Calderón Hinojosa. ” Totalmente de acuerdo”, dijo, “la historia no la podemos cambiar, lo que sí podemos hacer es tomar mejores decisiones […]”, y añadió que la responsabilidad ahora es del Gobierno en turno.

En la historia reciente, a la familia LeBarón en México se le ubica en la política y activismo a raíz del asesinato de Benjamín en 2009, después del secuestro de Erick que provocó un fuerte movimiento. En el activismo destaca Julián LeBarón, sin embargo en el ámbito político quien ha incursionado es Alex LeBarón González, y lo hizo dentro de las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Alex LeBarón cobró mayor notoriedad tras la masacre, al informar vía Twitter sobre la tragedia de la familia y compartir videos de sus integrantes, principalmente del niño Trevor, una de las víctimas. Las imágenes se hicieron virales, al tiempo en que el político chihuahuense reclamaba por la inseguridad.

LeBarón González, de 39 años de edad, incursionó en la política desde el año 2000 como asesor y colaborador en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados federal.

En el 2002 egresó de la Licenciatura en Administración de Empresas por la Universidad Estatal de Nuevo México-Las Cruces, EU.

LeBarón empezó a figurar en la política local de Chihuahua cuando fue líder movimiento campesino Agrodinámica Nacional, en el municipio de Galeana, Chihuahua, de 2008 a 2010, periodo posterior al asesinato del reconocido activista Armando Villarreal Martha, el 14 de marzo de 2008, en Nuevo Casas Grandes, al noroeste del estado de Chihuahua.

El crimen de Villareal Martha conmocionó en su momento, al ser un defensor de los derechos del sector agropecuario, que se destacó por su lucha para la revisión las tarifas eléctricas, así como de los combustibles y fertilizantes para el consumo agrícola. Además, se ser opositor al Tratado de Libre Comercio.

Su incursión como político inició desde las filas del Partido Revolucionario Institucional: primero fue Consejero político estatal de la Confederación Nacional Campesina, en 2009m, y luego coordinador de precampañas en los procesos a Gobernador.

LeBarón González fue Diputado local del 2010 al 2013, esto es en la primera mitad del sexenio del priista César Duarte Jáquez –quien tuvo control de ese partido en la entidad y hoy es prófugo de la justicia–, y luego delegado de la Comisión Nacional del Agua en Chihuahua, entre el 2010 a 2015. Después, también fue legislador federal.

A la fecha, LeBarón aseguró que ya no incursiona en la vida política y que no tienes planes de hacerlo. En entrevista con Los Periodistas, LeBarón incluso se deslindó del PRI, partido que lo impulsó:

“[Ahora ] Hablo en calidad de ciudadano. Mi participación política terminó hace más de un año y no tengo, ni he tenido intenciones de regresar a la actividad política y mucho menos con el partido por el cual participé algunos años”.

PETICIÓN DE NOMBRAR A LOS CARTELES

La masacre a tres mujeres y seis niños de la familia Langford y LeBarón provocó que algunos de sus integrantes solicitaran vía redes el apoyo de Estados Unidos, algunos en concreto a Donald Trump bajo el hashtag #helpmxusa.

Integrantes de la comunidad LeBarón calificaron en sus redes como grupos terroristas a los cárteles de droga y salaron que, si López Obrador no acepta la participación de Estados Unidos para erradicarlos con una fuerza militar, como la que ha “erradicado a ISIS”, significaría que el Gobierno mexicano está involucrado con los grupos criminales y “debería ser considerado ilegítimo en este momento”, escribió entonces Jacob LeBarón.

El domingo pasado, la familia LeBarón solicitó formalmente a la Casa Blanca que designe a los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas extranjeras, luego del asesinato de nueve miembros de su comunidad en los límites de Chihuahua y Sonora.

La petición, difundida a través de la página web Petitions White House, acusa que los grupos del crimen organizado buscan crear un narco-Estado en México y asegura que los cárteles mexicanos “son terroristas y es hora de reconocerlo”.

“No podemos permitirnos continuar con las mismas políticas fallidas que se usan para combatir el crimen organizado. ¡Son terroristas, y es hora de reconocerlo!”, se lee en la petición difundida a través de la página web Petitions White House.

LOS CONSERVADORES DETRÁS

Los reclamos de la familia no tardaron en ser usados por grupos políticos conservadores de Estados Unidos, quienes renovaron la intención, –que han tenido desde hace años antes–, que los grupos criminales sean considerados como “terroristas”.

La intencionalidad de Trump de clasificar a los cárteles de la droga como terroristas no es nuevo. El mismo Presidente de Estados Unidos indicó al informar en su tuit, que desde hace tres meses ya trabajan en ello.

Desde el inicio la crítica del Presidente de Estados Unidos a México en el tema de narcotráfico y delincuencia organizada ha sido constante. En agosto pasado, el presidente estadounidense amenazó con quitar “descertificar a México” en su lucha contra el crimen organizado.

No obstante, la búsqueda por clasificar los cárteles ha sido un tema en la agenda de los grupos conservadores de estados unidos, desde hace varios atrás.

Guadalupe Correa-Cabrera, profesora asociada de la Escuela Schar de Política y Gobierno en la Universidad de George Mason, recordó que desde hace más de una década se han tenido varios intentos importantes en Estados Unidos por tratar catalogar a las estructuras del narcotráfico en México como terroristas extranjeros.

“Congresos locales y ciertos legisladoras han intentado o tratar que los cárteles mexicanos catalogarlas como organizaciones terroristas y vincularlas a Hezbollah por una investigación de un banco Libanés donde presuntamente había recursos, tanto de los Zetas como de Hezbollah, pero eso esto nunca se probó bien, no se vinculó bien”, narró.

En marzo de 2011, el republicano Michael McCaul presentó ante la Cámara una iniciativa de ley para incluir a seis cárteles mexicanos –entre ellos, a Arellano Félix, los Beltrán Leyva, La Familia Michoacana, el cártel de Sinaloa, el cártel del Golfo y Los Zetas– en la lista de “organizaciones terroristas extranjeras”, para limitar sus intereses financieros y otros bienes, y dar castigo a quienes les den apoyo logístico. En 2015, Barry McCaffrey, ex zar antidrogas de EUA, señalaba que el narco mexicano era hasta más peligroso que grupos extremistas del estado Islámico (ISIS).

En 2017, nuevamente McCaul puso el tema en la agenda mediática: el congresista republicano le preguntó –durante una comparecencia– al Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, si estaba de acuerdo con el Secretario de Seguridad, John Kelly, en relación a que los cárteles mexicanos tienen nexos con organizaciones terrorista. Rex Tillerson respondió afirmativamente: “Claramente vemos estas conexiones de estas actividades con organizaciones terroristas, incluyendo el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS)”.

A inicios de noviembre pasado, ya ocurrida la masacre a Lebarón, congresistas de Estados Unidos pidieron que se modifique el estatus legal de las organizaciones criminales en México a “terroristas” para poder ordenar operaciones militares en suelo México, como se hace en Irak, Afganistán, Siria y otros países, sobre todo de Oriente Medio y Asia Menor.

En una entrevista con Fox News, el Senador estadounidense Tom Cotton dijo: “Si el Gobierno mexicano no puede proteger a los ciudadanos estadounidenses en México, en Estados Unidos tal vez tengamos que tomar las cosas en nuestras manos”.

El Senador republicano Lindsey Graham anunció que propondrá una reforma de ley para calificar a los cárteles mexicanos “Organizaciones Terroristas Extranjeras”. El Ejército de Estados Unidos opera, justificado en ese estatus, en varios países del mundo. No tiene que consultar con autoridades locales cuando realiza ataques que considera de “legítima defensa” porque están justificados en su propia legislación como ataques “preventivos”.

La postura de los congresistas da seguimiento a las declaraciones hechos por Donald Trump, quien no tardó en recomendar al Presidente de México,Andrés Manuel López Obrador utilizar “un ejército para derrotar a un ejército”, a raíz de la matanza LeBarón.

Después de que Trump asegurara que se clasificarán como grupos terroristas a los cárteles de la droga mexicanos, Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores, dijo que México no permitirá que se viole su soberanía.

El Canciller mexicano consideró este lunes “innecesario” calificar de “terrorismo” la actividad de los cárteles tal y como pidieron al Gobierno de Estados Unidos familias mormonas víctimas de la masacre del 4 de noviembre.

Por su parte, el Presidente, Andrés Manuel López Obrador respondió “Cooperación, sí; intervencionismo, no. Y allí lo dejamos”.

Fuente: sinembargo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here