El decano de los arquitectos pide que los metros de terrazas, balcones y azoteas no computen

Con ello se podrían recuperar estas zonas, que tan útiles han resultado durante la pandemia, en futuras promociones

0
75

El nuevo decano de los arquitectos de Madrid, Sigfrido Herráez, va a pedir a las autoridades municipales y regionales que los metros cuadrados de terrazas, balcones y azoteas no computen en el cálculo de la superficie total de la vivienda, dado lo necesarios que han resultado estos elementos durante el confinamiento por la pandemia. De este modo, asegura, es posible que «en Madrid recuperemos los balcones, tan típicos, en las futuras promociones de vivienda», señaló a ABC.

La idea es que en las ordenanzas municipales tanto de la capital como de otros municipios, los metros cuadrados de balcones o terrazas no computen como ahora ocurre dentro de la edificabilidad de la vivienda. Ahora, existe una amalgama de normas diferentes según las cuales, y en función de variables como el número de paredes que tengan, se contabilizan como parte de la edificabilidad de la vivienda al 50 o al cien por cien. Esto lleva a que, con la subida del valor del suelo, la mayoría de los promotores de vivienda hayan optado por hacer desaparecer los balcones y terrazas, integrando ese espacio en el salón.

Pero durante la pandemia, se ha visto lo extremadamente importantes que han resultado estos espacios a la hora del confinamiento, especialmente cuando residían en la casa personas mayores que tomaban el sol o paseaban aprovechando estos espacios. Por otra parte, de la superficie total de la vivienda dependen también, entre otras cosas, las tasas que se pagan por el impuesto de bienes inmuebles.

Herráez tomó este martes posesión de su cargo, tras las elecciones en que resultó elegido. No tiene tiempo que perder: apenas queda año y medio de mandato disponible -el tiempo restante al que inició en 2019 Belén Hermida, la anterior decana, que dejó el cargo en junio pasado por una moción de censura-, y mucha tarea por delante.

En ella, incluyó ayer en su primer discurso los retos a que se enfrentan los profesionales de la arquitectura, como las tramitaciones de la Ley de Arquitectura, la modificación de la Ley de Suelo de Madrid o las ordenanzas de tramitación de licencias. En estos campos, se mostró dispuesto a colaborar con las administraciones y contribuir con las aportaciones que el colegio considere.

Arropado

El nuevo decano tendió la mano a los otros cuatro candidatos que compitieron con él, y a «todos los que quieran estar implicados en la gestión del Colegio» para sacar adelante una institución rodeada de escándalos en los últimos años y que debe adaptarse ahora a «nuevas necesidades». Entre ellas, atraer a los jóvenes profesionales: «De cada cinco jóvenes a los que hemos llamado en este proceso electoral, cuatro no estaban colegiados», lamentó. Tampoco lo están, dijo, muchos arquitectos municipales, y los de más edad «cuando dejan de visar». Algo que quiere abordar ofreciendo «distintos tipos de colegiación».

El decano del COAM se vio arropado en este acto por algunos antiguos amigos de su etapa como concejal de Vivienda en Madrid: el consejero de Transportes, Ángel Garrido, o el de Vivienda, David Pérez. Éste último tendió la mano a Herráez desde la Comunidad y aseguró que «se abre una etapa de mucha colaboración y de intensificar las líneas de trabajo».

Sigfrido Herráez fue concejal del Ayuntamiento de Madrid entre 1991 y 2005, y ocupó el área de Vivienda. Desde esa responsabilidad, promovió la participación de grandes nombres de la arquitectura internacional en la construcción de viviendas sociales en Madrid. Así, hubo diseños de David Chipperfield para Villaverde (con Manuel Santolaya y José María Fernández-Isla); de Thom Mayne para Carabanchel, de Ricardo Legorreta y Eugenio Aguinaga para el Parque Europa (Latina), o de los holandeses MVRDV y Blanca Lleó para el famoso «Mirador» de Sanchinarro.

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here