Debbie Wingham, la artista ‘más cara del mundo’

Ha inaugurado en Puerto Banús un mural con incrustaciones de diamantes valorado en más de un millón de euros

0
193

Si Banksy es sinónimo de grafiti pop, la británica Debbie Wingham es considerada la versión de lujo del arte callejero. Para abrir la temporada post pandémica por todo lo alto, la artista ha inaugurado una singular obra que es en sí misma una pequeña exposición compuesta por muchos elementos que conforman una irónica mirada sobre Puerto Banús: coches de altísima gama como el Laferrari, megayates al alcance de jeques -los oligarcas rusos han sido borrados del mapa-, mascotas de razas exclusivas, vestidos de alta costura, bolsos para relojes de oro que harían llorar de nostalgia a Alberto Luceño y, como ‘pièce de résistance’, una pintura de este rincón icónico de la Costa del Sol enmarcada con incrustaciones de diamantes: de lejos, parece uno de esos cuadros que adornan las casas de los protagonistas de ‘Cuéntame’; de cerca, dan ganas de arrancar el marco y vivir eternamente de las rentas porque tiene más de un millón de euros en piedras preciosas.

La obra permanecerá expuesta todo el verano como tentación para los turistas, que ya pueden tener su particular ‘desayuno con diamantes’ paseando por la marina marbellí. Un lujo accesible e interactivo: “He querido crear algo que guste a todos, que puedan disfrutarlo y sea una experiencia divertida. No es un mural plano,” explica Debbie al ‘Diario Sur’. “He creado un espacio donde la gente puede hacerse fotos y acercarse. Es una experiencia completa.” La instalación es un monumental ‘collage’ que cuenta con pantallas de cristal líquido para trasladar a los visitantes del Muelle de Levante al fondo marino, con imágenes y sonidos, e incluso cuenta con un guiño a John Lennon, que visitó Marbella cuando Los Beatles se movían en su submarino amarillo. No falta detalle.

La diseñadora, nacida en el seno de una familia humilde (su padre trabajaba en la minería y su madre era costurera), ha centrado gran parte de su obra en una apuesta ostentosa: la etiqueta ‘más cara del mundo’ acompaña y define sus creaciones desde 2012, cuando presentó en Monte Carlo un vestido de 50 diamantes negros de dos quilates en el escote y los hombros. Su precio, más de 4 millones de euros. Al año siguiente, superó en Dubái su propio récord con un vestido de diamantes rojos valorado en 20 millones. Los diamantes son su debilidad. Tanto, que para celebrar el 50 aniversario de Emiratos Árabes Unidos, tomó una instantánea de la Creek Tower de Dubái y la rodeó de un marco circular elaborado con 10.000 diamantes. Ya es la foto más cara del mundo. Como sus zapatos, su árbol de Navidad… Como extravagancia en su currículo destaca la tarta de boda con forma de novia: medía 1,82 metros y pesaba 120 kilos. Se hizo con 10.000 huevos, 20 kilos de chocolate, 50 kilos de fruta confitada, 5.000 flores de fondant y mezclaba perlas de azúcar con perlas de verdad, suponemos que bien señalizadas.

Este 24 de mayo, Debbie Wingham inaugura exposición en la galería británica Clarendon, en Lichfield. Ya pueden ir ahorrando si quieren comprar algo.

Fuente: ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here